ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



mayo 12, 2010

La dieta fuera de casa... ¿Cómo resistir a las tentaciones?

Qué difícil es hacer dieta cuando uno mismo no puede prepararse su propia comida... No solamente sufriremos de la altísima probabilidad de que los alimentos que comamos tendrán grasas en exceso, sino que también estamos expuestos a cantidad de tentaciones difíciles de ignorar...

Esta semana estuve haciendo un curso lejos de casa, por lo que tuve que resignarme a almorzar en un centro comercial cercano del sitio donde hice el curso. Fue una pesadilla pasarme frente al montón de tienditas con tortas, galletas, dulces, panes, y cantidad de cosas que, en principio, no debo comer a mediodía.

El primer día no fue tan complicado, me dije: "si quiero comer algo de esto puedo comprarlo y comérmelo mañana en el desayuno". Pero al final nunca compré nada de eso pues realmente no me provocaba, así que eso no fue lo más terrible de la semana. Lo más terrible fue, de hecho, tener que limitarme a comer una ensalada fría todos los días, comprada en el supermercado, porque las únicas otras opciones eran un sandwich o una comida cara y nada dietética en un restaurant.

Me parece entonces que, definitivamente, la sociedad no está hecha para quienes queremos alimentarnos sanamente. El esfuerzo es, entonces, doble: interno (para luchar con nuestros propios impulsos y ataques de ansiedad ) y externo (para luchar con todas las tentaciones que hay en nuestro medio ambiente). Con tanta dificultad entiendo perfectamente por qué dicen que cuando uno hace dieta el apoyo de la familia y de los amigos es muy importante.

¿Cómo hacer entonces para mantener la dieta cuando estamos fuera de casa?


Bueno, lo que yo hice esta semana fue cargar siempre una "lonchera" con mis alimentos indispensables: una botella de agua para beber durante el día, un yogurt para la merienda de la mañana, una fruta para comer justo antes del almuerzo, sobrecitos de edulcorante para el café de después de almuerzo, chocolate sin azúcar o nueces para la merienda de la tarde.

Debo confesar que ya ahora, al final de la semana, estoy harta de comer ensalda fría en el almuerzo, pero me siento contenta de haber podido mantener mi dieta aún estando fuera de casa! :)

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: