ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



mayo 09, 2010

Salvado de avena y de trigo: ¿Necesarios en la dieta?

salvado de avena y salvado de trigo
Como siempre buscando ideas para adelgazar me encontré que, supuestamente, el salvado de avena es buenísimo en una dieta.

En realidad estaba buscando cómo incluir el salvado de trigo (el afrecho) en las comidas, pues toda la vida he tenido problemas de estreñimiento y sé que eso no es sano ni mucho menos bueno si quiero perder de peso.

Pues buscando sobre el salvado de trigo me encontré con lo del salvado de avena, que es obligatorio en la Dieta Dukan.

Entonces, ¿para qué sirve el salvado de avena? ¿Es lo mismo que comer la avena integral? ¿Sirven para lo mismo el salvado de avena y el salvado de trigo?

El punto con los salvados es que son fibras, uno de los ingredientes indispensables en una dieta balanceada y sana.

Técnicamente la fibra la incluimos en la dieta al consumir vegetales y legumbres, además de cereales completos y frutos secos, pero los salvados de trigo y de avena, usados como complemento alimenticio, nos permiten garantizar el aporte diario en fibras.

Aparentemente, la diferencia entre estos dos es que el salvado de trigo es fibra vegetal insoluble, mientras que el salvado de avena es fibra vegetal soluble.

La fibra insoluble del salvado de trigo ayuda con el tránsito intestinal, pues tiene la capacidad de retener el agua y fluidifica y aumenta el volumen de las heces. Por su parte, la fibra soluble se disuelve en el tubo digestivo, pero a la vez atrapa azúcares y colesterol y evita que estos sean absorbidos por el organismo.

Así, se supone que consumiendo moderadamente estos salvados yo estaré salvada del estreñimiento y de un aumento de peso...

Por lo que pude encontrar el consumo de fibra no debe pasar de 30 g diarios. Esto se resume a tres cucharadas en total: dos de salvado de avena y una de salvado de trigo, que recomiendan, además, introducir en la dieta de forma progresiva (comenzar con una cucharada la primera semana, luego subir a dos en la segunda semana, y finalmente incorporar las tres cucharadas). Encontré varias recetas dietéticas que puedan prepararse con los salvados... las voy a probar y luego les cuento!

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: