ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



junio 16, 2010

A la dieta uno se acostumbra

Waffles ligeros
Mientras meriendo un rico gofre dietético con una taza caliente de café con leche descremada endulzado con stevia, aquí sentada frente a mi computadora, me doy cuenta de una cosa: uno definitivamente se termina acostumbrando a la dieta.

Me refiero a la dieta como una forma de alimentarse, y no a la "dieta" restrictiva, prohibitiva y difícil de hacer a la que nos sometemos la mayoría de las mujeres (y algunos hombres) en distintos momentos de nuestras vidas.

La alimentación sana y balanceada no es sencilla de implementar.

Comentaba en estos días con mi esposo que a veces me parece que para poder alimentarme sano tengo que buscar los alimentos para gente enferma. Es súper contradictorio! Pero es así... si no, ¿dónde consigo los salvados? ¿dónde está el edulcorante? ¿y la harina integral?

La mayoría de los alimentos adecuados para mi nueva dieta están en las secciones para diabéticos, o las de alimentos bio.

Quiere decir, creo, que la alimentación hay que cuidarla mucho. Uno no se hace consciente de los riesgos que trae llevar una alimentación pobre en nutrientes y rica en calorías "vacías" hasta que termina uno enfermándose.

El punto es que, aunque a veces tengo dificultades para encontrar esos ingredientes que me ayudarán a cocinar más sano, al final me siento contenta de tener este control sobre mi alimentación, de saber lo que estoy comiento y de elegir lo más sano, de darme el gusto de cocinar mis propias comidas dietéticas y de comerlas sin remordimientos, disfrutándolas al 100%.

Sí, es cierto que no todas mis comidas sabrían igual si utilizara los alimentos regulares. Es cierto que a veces me provoca comerme un plato de pasta de un restaurante, u ordenar una pizza por teléfono. Pero termino pensando en las consecuencias que eso puede traerme y me doy cuenta que puedo satisfacer esos antojos con opciones más sanas, hechas en casa, igualmente llenas de sabor.

Así que, a fin de cuentas, sigo adelante con mi dieta, sigo adaptando y creando nuevas recetas, y sigo buscando cada vez más y más variados ingredientes para resaltar mis platos.

Y, lo mejor de todo... sigo rebajando!

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: