ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



agosto 11, 2010

Tomar agua con las comidas ¿bueno o malo para adelgazar?

aguaHace varios años me acostumbré a no tomar agua con las comidas, sino media hora antes y media hora después. Me acostumbré así a partir de una dieta que hice, pero la verdad es que desde que comencé mi nueva dieta me he preguntado si realmente eso tiene algo que ver o no con la pérdida de peso.

Como siempre, buscando en Internet me encontré que éste es un tema altamente debatido, y del cual existen muchos prejuicios y mitos:
  • Beber agua antes o durante las comidas diluye los ácidos gástricos y dificulta la digestión.
  • Beber agua durante las comidas hidrata el bolo alimenticio y facilita la digestión.
  • Beber agua o refrescos durante las comidas solidifica las grasas del bolo alimenticio y dificulta su eliminación.

¿Es verdad o mentira todo esto?

Lo que yo he visto, de acuerdo a mi experiencia, es que si como sin beber agua me sacio antes.

¿No les ha pasado que cuando están comiendo mucho (una hamburguesa gigante, por ejemplo) necesitan beber algo para poder seguir comiendo? Bueno, el efecto contrario es que, en al ausencia de líquido, se tiene a comer menos. Al menos es como lo experimento yo.

Lo otro (que sí está comprobado) es que al beber agua (uno o dos vasos) antes de la comida se produce una sensación de saciedad que contribuye a comer menos.

Lo de la dilución de los ácidos gástricos no ocurre sino cuando se bebe muchísima agua (digamos, uno o dos litros) justo antes de la comida. Un vaso o dos antes o durante la comida no harán ningún daño (ni tendrán una influencia en la pérdida o ganancia de peso).

Para finalizar, algunas recomendaciones:
  • No esperar a tener sed para beber agua. La sed es la manera del cuerpo de gritar por el preciado líquido. Cuando nos da sed significa que el cuerpo ya está en estado de emergencia (al igual que cuando nos da hambre). No hay necesidad de llegar a ese estado.
  • Beber por lo menos un litro y medio a dos litros de agua al día. Suena mucho, pero si se los toma a lo largo del día se hace relativamente fácil: un vaso de agua cada dos horas y misión cumplida. ¿Una idea para facilitar la tarea? Tener siempre a la mano un envase de agua de medida conocida, y utilizarlo tantas veces como sea necesario para cumplir el requisito de los dos litros. Yo utilizo un envase de un litro, y sé que debo vaciarlo dos veces al día. Simple ¿no?
  • Privilegiar el agua sobre los jugos. Cuando se dice que se deben beber dos litros de agua al día se trata de agua, no de jugos. El agua la necesitamos para limpiar nuestro cuerpo. Si bebemos jugos, necesitaremos agua para limpiar nuestro cuerpo de las impurezas causadas por esos jugos (los desechos, pues no todo lo absorbemos). Así que no se trata de beber líquidos, sino de beber agua. Además, los jugos tienen azúcar... el agua, por su parte, ¡no tiene ni siquiera calorías!
  • El té, un sustituto (parcial) del agua. Hay a quienes no les gusta beber agua. Pueden sustituir parte del agua que beben al día por té: té verde, manzanilla, té negro, infusiones... todos tienen beneficios pues contienen agentes antioxidantes que son buenos para nuestro cuerpo y se absorben fácilmente.
  • Si toma agua con las comidas que sea poca y templada. Evitamos lo de la solidificación de las grasas si el agua que bebemos durante la comida no está fría. Además, si es en poca cantidad (digamos, un vaso o vaso y medio) no debería haber problema con lo de la dilución de los ácidos gástricos, y el bolo alimenticio estará bien hidratado para una digestión óptima. recuérdese también que es necesario incluir fibra en cada comida, que es la encargada de absorber esa agua contribuyendo a la sensación de saciedad y a una evacuación adecuada.

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: