ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



enero 30, 2011

Cómo ser (más) feliz

Hoy leí unos artículos muy interesante en la revista Prevention, sobre cómo ser más felices. Me parecieron muy lindos y muy adecuados para estos días de invierno en que los ánimos se nos bajan un poco. Además, no cae mal que nos recuerden de vez en cuando esas pequeñas cositas que podemos hacer para vivir más felices.

Así que decidí compartir con ustedes lo que me pareció más valioso y útil de estos artículos. Estos son:
  1. Recibe lo positivo y compártelo. Cuando te ocurra algo bueno en el día, cuando algo te haga sentir bien, cuando recuerdes algo agradable, cuando tengas un éxito, así sea pequeño, compártelo con tus allegados y seres queridos. No te guardes esos pensamientos y experiencias positivos sólo para ti, cuéntaselos a quienes te rodean. Eso te ayudará a intensificarlos y prolongarlos. Además, no racionalices mucho: cuando queremos entender por qué nos ocurrió algo bueno, lo estamos simplificando y pierde la magia y la emoción. Recibe con los brazos abiertos todo lo positivo que pueda venir a tu vida, sin importar el por qué, simplemente conténtate de recibir las bendiciones que el universo tiene para darte cada día.
  2. Aprende a valorar tus logros. Muchas veces por falta de autoestima, por vergüenza o por una mala comprensión de lo que es humildad, no somos capaces de felicitarnos a nosotros mismos cuando logramos algo. Felicitarse a sí mismo por los logros, pequeños y grandes, no implica ser presumido ni tampoco conformista. Saborea tus logros, disfrútalos, y úsalos como trampolín para seguir adelante.
  3. Encuentra lo positivo en todo. Es fácil de decir, pero la verdad es que siempre habrá algo positivo en lo que pensar cuando algo no sale bien. Nuestro mundo es muy imperfecto, así que no nos preocupemos demasiado por las cosas negativas, lo que no tenemos, o lo que nos falta. ¿Cuando saliste de casa escuchaste cantar a un pájaro? ¿Hoy hubo un lindo rayo de sol en el cielo? ¿Esta noche irás a dormir en tu rica cama? ¿El desayuno de esta mañana estuvo riquísimo? SIEMPRE habrá algo positivo, trata de centrarte en eso, todo puede mejorar.
  4. Absórbete en tí mismo.  Aparta aunque sea unos minutos cada día, o un rato el fin de semana, para hacer algo que te gusta, para dedicarte a ti en ese espacio de tiempo, para estar sólo contigo. Escucha la música que te gusta, lee algo, ora, sal a pasear, mira una pelicula, haz algo de yoga, ve al gimnasio, reposa un momento, deténte, sueña despierto. Contacta contigo, la espiritualidad nos ayuda a ser más felices.
  5. No desperdicies los momentos significativos. Todas las cosas pasan, pero así como lo malo es transitorio y pasará, lo mismo aplica para lo bueno. Así que aprovecha cada buen momento que se presente, por muy corto que sea, por muy pequeño que sea. Vívelos al máximo y ancla recuerdos en tu memoria, luego podrás revivirlos cuando quieras.
Y el último de la lista, el que más me gustó:

DÁ LAS GRACIAS

Sí, dá las gracias. Por todo. Por lo que quieras. Hay millones de motivos por los que dar las gracias, millones de razones de sentirse agradecido.

Antes de dormirte dá las gracias por algo bueno que te haya pasado en el día (o cualquier otro día, o por la razón que quieras).

Cuando te despiertes da las gracias... sólo por el hecho de despertarte ya puedes sentirte agradecido!

Vive con esta actitud y seguro que el día será más brillante.

Yo les doy las gracias a ustedes, por visitarme, por leerme, por estar allí: GRACIAS :)

    ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: