ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



enero 16, 2011

No dejes que los alimentos te engañen: Conviértete en un consumidor advertido

Leer etiquetas
Hace unas semanas compartí uno de mis posts en sitio web muy popular una de mis entradas, y obtuve críticas muy fuertes. Se trataba del post "Alimentos que engordan".

Lo primero que me dijeron es que ningún alimento engorda per se y que es el exceso del alimento lo que hace daño (no estoy de acuerdo con eso, creo que hay alimentos dañinos y que hacen engordar así sea en pequeñas cantidades). Otros dijeron que la lista de alimentos "que engordan" que yo había puesto allí era demasiado obvia, que todo el mundo sabía eso.

Pero, ¿es así realmente? ¿todo el mundo sabe qué sustancias hacen engordar? ¿sabe la gente qué cantidades de cada alimento pueden hacer engordar? ¿la gente lee las etiquetas de información nutricional y la lista de ingredientes cuando compran algún alimento? Si todo fuera tan sencillo ¿por qué hay tanta gente buscando y haciendo dietas para rebajar?

Tal vez la cosa no es tan obvia...

Por ejemplo, he visto productos (vinagretas, aderezos para ensaladas, mayonesas ligeras, salsas para pastas, etc.) que dicen ser hechos con aceite de oliva extra virgen, y cuando leo los ingredientes sí que tienen aceite de oliva... pero en 5%! (o cosas así), cuando el resto del aceite es de girasol, de colza, de soya, etc. (obviamente procesado y seguramente con grasas trans). Incluso los de las mejores marcas que dicen ser sanos, o provenir de rectas italianas o cosas así, también tienen esos ingredientes. Peor aún, muchos de estos tienen sirope de maíz alto en fructosa, un ingrediente que produce acumulación de grasa en el estómago y se ha asociado a las enfemedades cardiovasculares.

Las cosas que menos te imaginas contienen este tipo de ingredientes... hoy noté que una salsa al pesto que compré hace algún tiempo tenía el bendito jarabe de maíz ese... ¿¿¿para qué necesita eso una salsa al pesto???

Otro buen ejemplo es el de los cereales "Light" como el Special K, o los "ricos en fibra" como el All Bran. La gente cree que va a rebajar comiendo eso en el desayuno... Pues es todo un engaño! Fíjate en la etiqueta y notarás que tienen casi tanta azúcar como los cereales normales, y aunque dicen ser "ricos en fibra", la cantidad de fibra que contienen es muy inferior a la de cualquier porción de vegetales o frutas.

Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de leer las etiquetas y la información nutricional de los alimentos es que el orden en que aparecen los ingredientes indica las cantidades relativas: el que aparece primero es el ingrediente principal, y hasta el tercero o cuarto se encontrarán en cantidades importantes en el producto. A partir del quinto ingrediente las cantidades son pequeñas, pero si estás viendo un producto con 5 ingredientes o más te recomiendo que no lo compres... mientras más ingredientes tiene más procesado (y menos natural y saludable) es el producto.

Por ejemplo, estaba revisando la lista de ingredientes de uno de mis ex-chocolates preferidos, el toronto. Se trata de un bombón hecho en Venezuela por Savoy, de Nestlé, que consiste en una avellana cubierta de chocolate. Adivinen cuál es el primer ingrediente de este "chocolate"... AZÚCAR!!... Sí, no cacao, azúcar! Y luego viene el cacao, verdad?? Pues NO! Miren la lista:


Por Dios, ¿por qué una avellana cubierta con chocolate tiene harina de trigo como ingrediente???? No entiendo...

Además, no olvides que a veces nos engañan con el tamaño de la porción. En el caso del toronto la ración corresponde a un solo bombón... ¿vas a intentar comer sólo uno? buena suerte con eso...

Moraleja: No te fíes en lo que dice la etiqueta, lee siempre los ingredientes, escoge las opciones más naturales y menos procesadas, y verifica las cantidades de nutrientes que consumes en cada porción.


Sí, es un fastidio al comienzo, pero luego de algunas semanas de práctica te vuelves todo un experto en nutrición. No te dejes engañar más por las etiquetas de los alimentos!


P.S.: Sí, tengo una caja de torontos en mi casa, debo admitirlo... Pero tiene allí más de seis meses, y sólo como unos pocos en los días de trampa... lo juro!

P.P.S: No olvides compartir este artículo por favor!! ;)

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: