ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



mayo 17, 2011

Cuerpos Cetónicos

cuerpos cetonicos
Uno de los cuerpos cetónicos es acetona
(sí, como la del removerdor de esmalte)
Últimamente con el "boom" de la Dieta Dukan (todo el mundo está hablando de ella, y yo no me quedo fuera ;) la gente ha comenzado a interesarse en cosas como los cuerpos cetónicos, que hasta ahora les eran desconocidos.

En realidad, esto de los cuerpos cetónicos y las dietas cetogénicas no es nuevo. Es muy conocido en el mundo del fisicoculturismo como un recurso extremo para quemar las reservas de grasa, y entre los dietistas seguidores (o conocedores) de la dieta Atkins, por ejemplo.

El caso es que como esto está ganando popularidad nuevamente, mucha gente que no conocía sobre las dietas cetogénicas empieza a hacerse preguntas.

Y como mi blog está dedicado a ofrecer respuestas, este post viene a explicar un poquito qué es eso de los cuerpos cetónicos y por qué hay tanto revuelo a su alrededor.

Para comprender lo que son los cuerpos cetónicos, hablaremos primero de la cetosis.

¿Qué es la cetosis?


Los carbohidratos son la principal fuente de energía de tu cuerpo.

De hecho, el cerebro puede obtener energía únicamente a partir de los carbohidratos.

Los músculos pueden obtener energía de los carbohidratos y de las grasas. Cuando usamos los músculos, se gastan principalmente los carbohidratos y luego se pasa a utilizar las grasas cuando los carbohidratos se han acabado.

Cuando comes carbohidratos, tu cuerpo los almacena en los músculos y en el hígado, en forma de glucógeno. Si comes demasiado, cuando las reservas de glucógeno estén llenas tu cuerpo comenzará a almacenar el resto de los alimentos dentro de las células grasas en forma de triglicéridos (formados por una molécula de glicerol y tres moléculas de ácidos grasos).

Cuando dejas de comer carbohidratos, el cuerpo empieza a usar primero que nada tus reservas de glucógeno (almacenado en los músculos y en el hígado). Sin embargo, si pasas más de un día sin comer carbohidratos, el cuerpo se da cuenta que algo anda mal, y emite una señal de alarma.

Ahí, por la emergencia, el cuerpo cambia su forma normal de obtener energía:
  • El cuerpo da una señal para que la grasa empiece a salir de las reservas, pase a la sangre, y de allí al hígado y a los músculos. Los músculos comienzan a obtener energía sólo de la grasa, para dejar el poco glucógeno disponible para que lo pueda usar el cerebro.
  • La mayoría de los órganos, el corazón y los músculos renuncian al glucógeno, y empiezan a funcionar a base de grasas. Este mecanismo de obtención de energía es lento y dificultoso, así que el metabolismo se ralentiza para no gastar tanto y poder mantener las funciones vitales.
  • Cuando se acaba el glucógeno que quedaba de reserva, el hígado empieza a producir más glucógeno a partir de una parte de la grasa, para poderlo enviar al cerebro (ver explicación científica más detallada en este comentario de Gissel, más abajo).
  • El hígado entonces usa una parte de la grasa (el glicerol) para producir glucógeno para el cerebro, y otra parte de la grasa (los ácidos grasos libres) se va a los músculos para usarla como energía.
  • Se privilegia el funcionamiento del corazón, y los otros músculos comienzan a perder la capacidad de funcionar eficientemente. El cuerpo no está como para exigirle fuerza muscular.
  • Si a estas alturas tú sigues sin comer carbohidratos, la cantidad de grasas disponible en sangre es enorme (por todas las señales de alarma que se han dado), mucha más que la que el hígado puede procesar.
  • Empiezan a sobrar ácidos grasos libres durante el proceso de producción de glucógeno a partir del glicerol de las grasas en el hígado. Los productos que sobran de este proceso se llaman cuerpos cetónicos, que son toxinas que el organismo debe expulsar por la orina y por la boca al expirar.
Como ves, por esto es que lo de la cetosis tarda unos dos días en instalarse (todo el mundo lo dice, pero pocos explican cuál es la razón) comiendo una cantidad de carbohidratos menor a 80 gramos diarios (aproximadamente, aunque esto varía de persona en persona).

Creo que con esta explicación es evidente por qué no puedes exigirle al cuerpo esfuerzo físico en este estado: el pobre está sufriendo para poder garantizar el funcionamiento del cerebro y del corazón.

Además, cualquier esfuerzo muscular más allá del ejercicio aeróbico de intensidad moderada terminará por gastar tus propios músculos, pues las grasas no pueden usarse en ese caso: el hígado no se da abasto y se privilegia siempre el funcionamiento del cerebro y del corazón... si hay que sacrificar algún tejido serán los músculos, independientemente de la cantidad de proteínas que comas!

No importa cuánta proteína comas, mientras estás en cetocis perderás músculo


Es así.

De hecho, el Dr. Dukan previene en su libro que como ejercicio sólo se debería caminar, puesto que no es recomendable hacer otros tipos de esfuerzos por el estado de cetosis en que está el organismo durante las dos primeras fases de la dieta.

Caminar es un ejercicio aeróbico ( = con oxígeno) de baja intensidad que un cuerpo en cetosis puede soportar y que, en efecto, ayudará a quemar algo de grasas adicionales. Cualquier cosa más allá pondrá un estrés excesivo en el cuerpo que será difícil de mantener y que seguramente producirá más mal que bien.

Simplemente no es saludable pues la cetosis no es un estado normal del cuerpo, es un estado de emergencia.

El otro inconveniente de los cuerpos cetónicos


Como les dije antes, los cuerpos cetónicos son productos secundarios del proceso de producción de carbohidratos a partir de las grasas (gluconeogénesis) que se da en el hígado durante la cetosis. Y, como les dije antes, estas sustancias son tóxicas, pues son ácidos.

Al cuerpo no le gusta el ácido.

De hecho, si se llegara a acumular un exceso de cuerpos cetónicos, el cuerpo entraría en estado de cetoacidosis, que es una enfermedad muy grave que hasta puede poner en riesgo la vida.

Aunque es poco probable que eso ocurra, igual está el riesgo


Además, yo prefiero seguir una dieta que me ayude a mejorar mi salud, no que me la ponga en riesgo.

Es cierto, tener sobrepeso es ya un riesgo para la salud, y sólo el hecho de volver a un peso adecuado implica enorme cantidad de mejoras de salud.

Pero, ¿no hay alguna manera de perder peso sin necesidad de arriesgar la salud o de tomar suplementos y medicamentos?

Sí que la hay...

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: