ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



julio 25, 2011

Tip No. 3 para No Engordar en Vacaciones

En estos días de vacaciones he estado intentando cuidarme... sin mucho éxito :$

Me he dado varias libertades porque, para ser sincera, estoy celebrando. Estoy celebrando el reencontrarme con familiares y amigos que hacía meses (y hasta años) que no veía, y estoy celebrando la culminación de una etapa importante en mi vida profesional: la obtención de mi título de doctorado :)

Pero aparte de eso, no olvido uno de mis principales objetivos: mantenerme sana y en forma.

Por eso, he estado ubicando los tips más útiles para no engordar en vacaciones: tips que podamos poner en práctica, que sean realistas y que sean efectivos.

El de hoy se refiere a algo que comentó una lectora (Andrea) en el post del Tip No. 2.

Ya hablamos que en vacaciones estamos en una onda más relajada y eso, además del acceso más frecuente a comidas engordosas, nos pone en una situación complicada en la que la fuerza de voluntad no es - ni de lejos - suficiente para no sucumbir ante las tentaciones.

El último Templario le dice a Indiana que
elija sabiamente para encontrar el Santo Grial
Es por eso que mis tips no se refieren a "tener más fuerza de voluntad" o "aguantar", sino más bien a saber manejar la situación para que el hecho de comer algo fuera de dieta no hiera nuestros objetivos de adelgazamiento.

El Tip de hoy se refiere a elegir sabiamente ;)

Cuando hay muchas cosas "malas" para comer, escojamos la que nos guste más


La idea es pecar con gusto...

Ya que vamos a comer algo que sabemos que no va a ayudar en la dieta, al menos démonos el gusto de escoger algo que sea realmente delicioso, algo por lo que valga la pena salirse de la dieta.

Por ejemplo, en estos días mi abuela nos invitó a almorzar. La comida no estaba tan mal (en términos de Mi Nueva Dieta): era asado de cerdo. Pero de tomar había refresco (azucarado por supuesto) y de acompañamiento había yuca (un tubérculo muy común en Venezuela que yo tenía años sin comer y que me gusta mucho). En ese caso, la opción era obvia: me ahorro el azúcar y las calorías del refresco tomando agua, y me permito la indulgencia de comer un trozo de yuca.

¿Para qué desperdicias mis calorías en tomar refresco? Si voy a pecar, ¡que sea con algo que valga la pena!

Así que si vas a un restaurant, escoge entre comer el pan con mantequilla o un delicioso postre. Si vas al sitio de comida rápida, come tu hamburguesa pero pasa en las papas fritas y el refresco. Si vas a un bar a tomar algunas copas, tómatelas pero ahorra en las tapas.

Tener hábitos saludables es lo más importante


¿Se dan cuenta que esto va en la misma línea de lo que hemos estado hablando? Se trata siempre de aprender a comer. De tener el control. De utilizar adecuadamente la información que tenemos y de nunca olvidar nuestro objetivo principal: estar saludables (y delgados).

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: