ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



agosto 18, 2011

Comer saludable y Vida ocupada ¿Es posible?

El estilo de vida que llevamos muchos nos hace muy difícil mantenernos saludables, sobre todo cuando tenemos que comer en la calle.

Esta situación no sólo se nos presenta en nuestro día a día, sino que puede verse incluso reforzada en periodo de vacaciones en el que estamos fuera de casa y no tenemos control sobre los alimentos que vamos a consumir.

Ya sea en vacaciones, o si tu ritmo y estilo de vida te impide comer en casa a diario, aquí hay unos consejos que te servirán para tratar de conciliar tu vida ocupada y una alimentación saludable.

Lo primero es que debes saber cuáles alimentos evitar, para de esa forma poder escoger adecuadamente entre las opciones que tienes disponibles.

Los alimentos que no deberías comer si no quieres engordar


1) El pan, las pastas, y todo lo que sea hecho con harina de trigo. La harina de trigo que se usa para estos alimentos es refinada. Eso quiere decir que han procesado el grano de trigo y le han quitado sus partes más nutritivas (el germen y el salvado), y lo que queda es carbohidrato refinado (es decir, azúcar) que no le da nutrientes a tu cuerpo (son calorías vacías) y que causa problemas de insulina.

2) Los zumos y refrescos, incluso si son naturales o incluso si son dietéticos. Los zumos se hacen con el jugo de las frutas, que básicamente sólo contiene azúcar. La pulpa y la cáscara es donde está la mayor parte de la fibra y las vitaminas de las frutas. No tomes zumo, come la fruta entera. En cuanto a los refrescos, si son dulces tienen sirope de fructosa que es súper dañino y hace engordar, y si son light tienen edulcorantes artificiales y otras sustancias que son tóxicas para el cuerpo y también hacen engordar.

3) Cualquier tipo de frituras y salsas hechas con margarina o aceites vegetales refinados. Estos contienen grasas trans que hacen engordar y que aumentan los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares. Además, los aceites refinados son altamente procesados con sustancias químicas que son tóxicas para el cuerpo.

Cuando llenas tu cuerpo de tóxicos y de alimentos que tienen muchas calorías pero pocos nutrientes, lo único que puede hacer tu cuerpo con esas calorías es almacenarlas, y además sufre porque no obtiene los nutrientes que necesita para poder funcionar y de paso lo estás llenando de toxinas de las que él no se puede deshacer porque no tiene la energía y los nutrientes que requiere para funcionar bien.

Escoge tus comidas siguiendo estos consejos


1) Como bebida toma únicamente agua (al menos dos litros al día) y té o café sin azúcar. El agua ayuda a tu cuerpo a deshacerse de las toxinas y además es necesaria para poder quemar grasa (sin agua tu cuerpo no puede quemar las grasas almacenadas). Yo siempre llevo una botella de agua a donde vaya y la lleno varias veces al día.

2) Come principalmente alimentos naturales, no procesados, que no sean muy preparados. Carnes y aves al natural (a la plancha, al vapor u horneados), huevos, frutas (naturales, sin azúcar) y vegetales (naturales, horneados, al vapor, o salteados en aceite de oliva o aceite de coco). Evita los granos y los cereales (trigo, arroz), pues tienen mucha azúcar, poca fibra y demasiadas calorías.

3) Lleva siempre contigo al trabajo varias meriendas. Nueces, almendras, avellanas, chocolate negro (mínimo al 70%), zanahorias, palitos de celery, garbanzos tostados, semillas, pasas, duraznos deshidratados, frutas, yogurt... Yo siempre llevo conmigo una bolsita al trabajo, todos los días, con cositas así y lo como a mitad de mañana y a mitad de tarde. Esto hará que mantengas el hambre a raya y que le des a tu cuerpo energía y nutrientes a lo largo del día. Así no dependerás tanto de las opciones posiblemente poco saludables que te dan los comercios cercanos a tu lugar de trabajo.

4) Desayuna muy bien en casa. Incluye en tu desayuno bastante proteína (lonchas de jamón o de pavo, huevos, atún, proteína lactosérica... lo que tú quieras) y bastante fibra (avena integral, vegetales, fruta). El desayuno es la comida más importante, así que asegúrate de controlarla bien para que sea lo más nutritiva posible.

5) Al comer en la calle, recuerda evitar lo que ya sabes que es malo. Cosas fritas, salsas grasosas (los únicos aceites buenos son el de oliva y el de coco), panes, tartas, tortas, pasteles... pide que te preparen la comida con la menor cantidad de grasa posible (siempre puedes pedir un bistek o una pechuga de pollo a la plancha) y pide que te lo acompañen con vegetales frescos o al vapor. Come fruta de postre, eso siempre es una buena opción.

Por último, si tu trabajo implica permanecer en una silla, recuerda levantarte al menos cada 45 minutos. Puedes permanecer de pié unos 5 minutos, incluso si sigues trabajando, pero trata de no pasar más de una hora seguida en la silla sin levantarte. Un estudio reciente probó que la gente que se pone de pie en el trabajo cada 45 minutos mantiene más fácilmente su peso ideal. Si puedes, haz un breve estiramiento cada dos horas, o aunque sea una vez al día, y verás que sólo con eso ya haces una gran diferencia.

Espero que este post sea útil. La verdad es que lo mejor que se puede hacer es enterarse bien de cuáles son las comidas que hacen engordar y evitarlas.

Lo demás no es tan complicado como la gente cree ;)

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: