ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



octubre 10, 2011

Una lectora nos cuenta su historia... ¿será como la tuya?

El día de hoy les tengo un post muy especial.

Se trata de la historia de Mayte (de biciplegable.es), una lectora asidua del blog de MND casi desde sus inicios, que hoy me permitió que compartiera con ustedes su experiencia con respecto a los kilos de más y las dietas: sus antecedentes, su lucha, sus aprendizajes... todo escrito por ella misma.

Estoy segura que muchos se identificarán con ella (yo lo hice enormemente) y sé que podemos sacar mucho de lo que Mayte tiene para contarnos.

Así que, sin más preámbulos, les dejo con Mayte y su historia:

-----------------------------------------------

Yo siempre había sido la hermana delgada en una familia en que mis dos hermanos y mi madre tenían sobrepeso.

Parecía que yo podía comer cualquier cosa sin preocuparme por engordar, y eso es lo que aprendí a hacer con mi dieta según fui creciendo: comer lo que quería, convencida de que mi cuerpo me estaba pidiendo a cada momento lo que necesitaba.

Siempre me ha encantado el dulce, el café me lo tomaba echándole azúcar "hasta que hacía isla", comía pasta y pan sin moderación. No me preocupaba, hasta bien pasados los 20 cualquier exceso se arreglaba con una semanita comiendo algo menos de pan, y con deporte.

No es que yo fuese realmente muy delgada, sencillamente me mantenía con facilidad en un peso saludable, tal vez con dos o tres kilos de más, siempre entre los 58 ó 60 kilos. Yo vivía convencida de que realmente necesitaba tales cantidades de azúcar porque mis análisis de sangre siempre me daban niveles muy justos de azúcar en sangre.

Más tarde, gracias a este blog, aprendí que eso no era en absoluto como yo creía.

Acercándome a los 30 empecé a notar que mi cuerpo cambiaba.

Poco a poco iba cogiendo kilos, y siempre me tranquilizaba a mi misma con la vieja excusa: sólo es un kilo más. Pero uno, más otro, más otro...

Llegué a pesar 68 kilos, 10 más de los que había pesado con veintitantos.

Yo no podía entender por qué me pasaba esto, lo achacaba al estrés, a la vida sedentaria a la que me obligaba compaginar el trabajo y estudiar una oposición, al paso de los años...

Para mi suerte, y también para mi desgracia, nunca he acumulado los kilos en una sola zona, por lo que nunca he tenido un gran trasero, o una gran barriga...

Sencillamente engordaba todo mi cuerpo, muslos, brazos, tronco, caderas... Mi aspecto seguía pareciendo proporcionado y así todos me decían que no estaba tan gorda como decía.

Seguir pasando por una persona con un peso aceptable no es una buena motivación para proponerse adelgazar en serio.

Además, después de ver a mi madre, desde que tengo uso de razón, comer apenas unas judías verdes hervidas, o un pescadito blanco a la plancha... En cantidades ínfimas... Para no perder ni un sólo kilo de grasa, me negaba a hacer dieta.

Yo asociaba la dieta a meses de pasar un hambre atroz y no disfrutar de la comida, para no obtener resultados. Prefería matarme haciendo deporte que ponerme a dieta.

Por eso me apunté al gimnasio.

Pero eso tampoco funcionó, y yo me iba sintiendo desanimada, nunca sabía qué ponerme, quedaba con los amigos de siempre, pero evitaba ver a los amigos que hacía tiempo que no veía para que no notasen lo gorda que me estaba poniendo.

Mi malestar por los kilos de más también estaba afectando a mi vida de pareja, porque hasta me daba vergüenza que mi chico viese mi cuerpo sin ropa.

Por fin, en mayo de 2011, una amiga me llamó para proponerme que comenzase una nueva dieta con ella, para apoyarnos mútuamente...

-----------------------------------------------

Aquí la Chica de la Dieta de nuevo :)

Si quieres saber cómo continúa la historia de Mayte, no te pierdas el próximo post (lo tendremos listo en un par de días). Puedes subscribirte a las entradas del blog por RSS o por correo electrónico para que te enteres apenas aparezca. También lo verás en la página de Facebook de Mi Nueva Dieta (si no eres fan... ¿qué estás esperando? Haz click aquí).

Mientras tanto, vamos a compartir algunas cosas:
  • ¿Te identificas con la historia de Mayte?
  • ¿Qué parte te ha llamado más la atención?
  • ¿Qué tipo de dieta crees que le propuso su amiga?
  • ¿Cómo crees que le resulto?
¡Baja un poquito más y deja tu opinión en la sección de comentarios!

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: