ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



octubre 20, 2011

Una lectora nos cuenta su historia... El desenlace

La semana pasada Mayte nos contaba cómo ella se inició en el camino de la alimentación saludable y adelgazante gracias a la información que encontró en el Blog de Mi Nueva Dieta (MND).

Ya sabíamos que Mayte transformó su alimentación y empezó a ver resultados positivos. Pero ¿sucedería lo mismo con su madre?

Si has seguido esta historia, posiblemente estás como mi esposo que se muere por saber lo que sigue ;)

Pues aquí está. Y además, un desenlace de lo más conmovedor...

Adelante Mayte:

-----------------------------------------------------

Pronto empecé a recibir llamadas entusiasmadas de mi madre: por primera vez en su vida estaba perdiendo peso, ¡y sin pasar ni un ápice de hambre!

La veía feliz, después de tantos años sufriendo con otras dietas...

Una de las cosas de las que hablaba con mi madre es que esta nueva dieta era tan fácil de seguir, me hacía sentir tan bien y tan llena de energía, que ya no nos la planteábamos como una dieta de adelgazamiento que abandonaríamos una vez alcanzado nuestro peso ideal, sino como una nueva forma de comer más saludable que podríamos mantener de por vida.

En mi caso, me conformaba con llegar a los 58 kilos que habían sido mi peso más bajo en la edad adulta - apenas me faltaban dos kilos para alcanzar ese peso.

En el caso de mi madre, aún le quedaban bastantes kilos por perder, pero se sentía mucho más sana, rejuvenecida (mi madre nunca ha aparentado su edad, pero es que ahora nadie se acercaría siquiera por una década a los años que realmente tiene, ¡está preciosa y rebosante de vida!), feliz...

No le importaba seguir cuidando su dieta por años, hasta que lograse alcanzar su peso objetivo.

Para ella antes, seguir una dieta tenía que ser un planteamiento a corto plazo, apenas unos meses de sufrimiento para alcanzar un objetivo, y después... respirar aliviada porque al fin había terminado.

Así apenas conseguía perder dos o tres kilos de sobrepeso, y después tenía que abandonar porque no soportaba más estar pasando hambre.

Pero ahora, por fin después de tantos años, sentía que su objetivo de alcanzar su peso saludable, para siempre, estaba al alcance de su mano, era posible hacerlo sin sufrir, con tiempo, con paciencia, y disfrutando a cada paso con los cambios en su cuerpo.

En cuanto a mí, yo poco a poco iba leyendo más información en el Blog de MND, y afinando más puntos de mi alimentación: comencé a buscar alimentos preferentemente orgánicos, sin aditivos químicos, comencé a preparar mi propio salmón ahumado, mi propio fiambre de pavo, a buscar huevos de gallinas criadas al aire libre, carne de animales alimentados con pasto...

No siempre es fácil, pero merece la pena.

Si no consigo los alimentos orgánicos que prefiero sé que no es el fin del mundo, porque cuando todo esto comenzó, yo seguía comprando los mismos alimentos normales en el supermercado, y aún así observé una importante pérdida de peso.

Si los consigo estoy contenta, porque esto ya no se trata sólo de perder o mantener un peso saludable, sino de cuidar mi salud, de no darle a mi organismo sustancias tóxicas o químicos que no reconoce y almacena como toxinas.

Se trata de cuidarme para tener una vida más sana para siempre.

En junio yo ya pesaba unos 60 kilos, los que había pesado con 20 años.

Me sentía feliz de poder ir a la playa sin sentir vergüenza por mis muslos y mi barriga.

En esa época además mi chico se decidió a hacer nuestra nueva dieta.

Él también era reacio a pensar que tenía que cuidar la alimentación para perder peso, y prefería hacer deporte para cuidar su salud, pero estaba claro que esto ya tampoco funcionaba para él.

Por supuesto él se estaba dando cuenta de cómo iba cambiando mi fisonomía, y de las cantidades de comida que tomaba. Así que me pidió que le preparase las comidas que comía yo (eso ya lo estaba haciendo en la cena, pero en el desayuno me costaba conseguir que no se fuese de casa sólo con el café, y come fuera de casa).

Empezó a desayunar bien, y le dije qué cosas tenía que pensar a la hora de elegir lo que comía a mediodía, o lo que tomaba a media mañana y a media tarde.

¡Qué rabia que los hombres lo tengan tan fácil!: él no renunció a la cerveza, ni a tomar unas tapas de vez en cuando, tampoco consigo que no coma al menos un pellizco de pan con la comida...

Pero ¡ha perdido 14 kilos!

Y ahora le dice a todo el que quiera oírlo "si quieres perder peso, ponte en manos de Mayte".

En agosto yo ya había alcanzado los 58 kilos de peso, pero no quise abandonar MND, ya que quiero comer sano toda mi vida.

Ahora reconozco que me permito más días fuera de dieta si, por ejemplo, tengo un cumpleaños de un amigo el viernes por la noche, o una comida con las amigas el sábado a mediodía, y he quedado para cenar fuera el sábado y el domingo por la noche...

Al final se podría decir que casi tengo fines de semana enteros fuera de dieta.

Ahora que ya no quiero perder más peso, puedo hacerlo sin preocuparme demasiado, porque el resto de la semana, cuidando lo que como, sé que volveré a mi peso.

Comiendo saludablemente y sin grandes sacrificios he descubierto que 58 kilos ni siquiera era mi peso ideal.

Ahora peso 55 kilos, mi cuerpo está más definido, estoy feliz con la forma que he cogido... ¡y mi chico mucho más!

Mis amigas de la infancia me dicen que estoy mejor que nunca, y ya me da igual qué ropa ponerme, porque me siento bien con cualquier cosa que me ponga.

Además, desde agosto mi hermano y su mujer, después de que les visitase, se decidieron a empezar con su nueva dieta.

Ahora mi madre, mi hermano, mi suegra... todos me escriben mensajes para preguntarme si pueden comer esto o aquello, para decirme que se han estancado, y que qué puede ser, para darme sus ideas sobre menús saludables y muuuy ricos...

Estoy especialmente feliz por mi hermano y su mujer. Él siempre ha tenido un gran sobrepeso (superando los 100 kilos), y ahora tienen una niña de casi un año.

Sé que para mi hermano acercarse a un peso más saludable le dará la energía para jugar con su hija sin cansarse y disfrutar mucho más de ella, y sé que lo que están aprendiendo sobre nutrición repercutirá muy positivamente en la salud de mi sobrinita, la niña más preciosa y risueña que podáis imaginar.

¡Y ahora va a crecer con una alimentación sana que le dará un salud a prueba de bombas!

Desde que descubrí este blog muchas cosas han cambiado para mí.

Estoy muy contenta con los cambios que ha habido en mi cuerpo, pero sobre todo estoy agradecida porque me ha dado la oportunidad de devolverle a mi madre la ilusión por recuperar un cuerpo sano y esbelto.

Puede que me equivoque, pero yo creo que ahora no sólo se siente contenta por haber perdido kilos, sino que tiene mucha energía y ganas de mover el mundo con sus manos, ¡y eso me encanta!

También he podido ofrecerle a mi hermano y a su hija una nueva forma de cuidar de su salud para siempre.

Me parece un regalo muy valioso que la Chica de la Dieta ha puesto a nuestro alcance de manera desinteresada.

Y es que vivir con más salud no tiene precio.

---------------------------------

Mayte, soy yo la que te agradezco por haber compartido abiertamente tu histroia tan personal y motivadora. Ayudas también a muchos al mostrar con tu propia experiencia y la de tu familia que cambiar nuestros hábitos de vida y adoptar una alimentación verdaderamente saludable no sólo es la vía para lograr el cuerpo que queremos ver en el espejo, sino para ser más felices y tener una vida más plena.

Me da una enorme alegría saber que he contribuído a ello en tu caso, y que no sólo he podido mejorar mi propia vida, la de mi esposo y la de mi familia más cercana, sino también ayudar a gente de distintas partes del mundo que ni siquiera conozco personalmente pero que comparten conmigo el deseo de tener un cuerpo saludable y disfrutarlo.

Espero seguir contribuyendo a ello.

Tengo muchas cosas preparadas para las próximas semanas y meses.

Desde ya, seguirán los artículos con tips, secretos, datos y reportes de investigaciones en el estilo del blog de MND.

También tengo pendiente lo de la entrevista con el Dr. Salomón y mi subsiguiente análisis sobre Ni Una Dieta Más.

Además, me he comprado un montón de libros (incluyendo "El Poder del Metabolismo" y "La Nueva Dieta Atkins") y vendré con más análisis y críticas sobre estas dietas.

En paralelo, no olviden que les he prometido un seminario online y en vivo (Webinario) sobre cómo Adelgazar sin Recuperar el Peso Perdido, el cual ofreceré a todos mis seguidores en la Página de Facebook de Mi Nueva Dieta cuando alcancemos los 1000 fans (¡estamos cerca!).

También hay dos pequeñas sorpresillas con respecto al blog... les adelantaré la primera en unos días ;)

Bueno, les invito de nuevo a conversar en los comentarios:
  • ¿Quién más se ha animado a transformar su alimentación para adelgazar comiendo saludablemente y sin pasar hambre?
  • ¿Quién quiere compartir su experiencia?
  • ¿Algún mensaje especial para Mayte?

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: