ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



octubre 14, 2011

Una lectora nos cuenta su historia... (Segunda Parte)

Hoy les tengo la continuación del relato de Mayte, nuestra amiga que nos cuenta cómo el hecho de aprender a alimentarse saludablemente ha cambiado su vida (y la de otros...).

¡La historia en cuestión ha tenido una excelente acogida!

Parece que a muchas nos han ocurrido cosas similares (sí, me incluyo porque justamente por sentirme como Mayte fue que decidí comenzar este blog).

Si te perdiste la primera parte de esta historia, puedes leerla aquí: Una lectora nos cuenta su historia... ¿será igual a la tuya?

Ahora les dejo de nuevo con Mayte, que la última vez nos contaba que una amiga le había propuesto hacer una nueva dieta:

---------------------------------------------------------------------

Se trataba de la dieta Dukan.

Mi amiga me prestó el libro para que lo leyese.

Después de leerlo de cabo a rabo había algo que no me gustaba en todo aquello, no sabía decir qué...

Pero esa forma de referirse a las personas con sobrepeso como personas que no pueden controlarse, esas pautas rígidas e incuestionables, sin un por qué... No me convencían.

Yo no había oído hablar nada sobre esa dieta, no sabía que estaba de moda ni sabía nada sobre nutrición, pero eso de restringir ciertos tipos de alimentos tampoco me gustaba mucho, y esta amiga que me la proponía es el tipo de persona que es capaz de destrozarse la salud por perder algunos kilos, así que decidí investigar la dieta a fondo.

Primero llamé a mi madre, que ha trabajado en asuntos relacionados con la salud, para preguntarle por la dieta.

La conocía porque mi hermana la estaba haciendo, y ella también se planteaba hacerla...

¡Ahora sí que tenía que investigar bien esa dieta, porque mucha gente que me importaba estaba dispuesta a meterse de lleno en ella!

Buscando información llegué al Blog de Mi Nueva Dieta (MND).

Durante una semana devoré cada post.

Aprendí mucho sobre nutrición.

Comprendí al fin por qué, al final de la tarde, siempre me daban esos antojos incontrolables por dulces, pan y bollos.

Comprendí que, aunque mis análisis de sangre diesen niveles bajos de azúcar, era muy probable que estuviese atiborrando a mi cuerpo con cantidades de azúcar que no necesitaba y tenía que almacenar en forma de grasa.

El planteamiento de este blog me gustaba porque no me daba unas pautas rígidas a seguir, sino que me explicaba cómo funcionaba cada tipo de nutriente en mi cuerpo, y me ayudaba a comprender por qué es importante desayunar bien, por qué es importante incluir una buena fuente de proteína en cada comida, por qué es importante comer cada 3 ó 4 horas...

Y comprendiendo tantas cosas era posible crear mi propia dieta sin apegarme a unas pautas rígidas, sino decidiendo yo, en cada momento, lo que era mejor para mí.

Poco a poco fui aplicando las cosas que leía, y así comenzó la transformación de mi cuerpo.

Primero eliminé el azúcar de mi dieta y lo sustituí por stevia.

También eliminé el pan y la pasta de harina refinada.

Me hice con una máquina que me permitiese hacerme mi propio pan integral 100%, y empecé a buscar herbolarios y tiendas de alimentación natural donde poder encontrar alimentos integrales y lo menos procesados posible.

Sólo con esto, en apenas 3 semanas mi cuerpo se deshizo de 3 kilos de grasa.

Yo estaba casi asustada por la velocidad del proceso, siempre había oído que la rápida pérdida de kilos se asociaba a problemas de salud, efecto rebote y otras consecuencias negativas.

Sin embargo yo sentía que estaba comiendo bien, con gran variedad de alimentos en mi dieta, me notaba más enérgica, desaparecieron los antojos por el dulce, me sentía más despierta, con la mente más activa.

Empecé a desayunar mejor, cambiando mi tradicional café y tostada por desayunos que incluyesen huevos, fiambre de pavo, salmón ahumado...

Descubrí que, en mi caso, un desayuno bien cargado de proteínas me ayudaba a pasar el día entero sin pasar hambre.

Empecé a hacer cinco comidas al día con el equilibrio adecuado de proteínas, carbohidratos y grasas saludables.

Cinco semanas después de que empecé con esta dieta mi madre vino de visita y se quedó sorprendida por el cambio: yo había estado perdiendo casi un kilo por semana, lo que significaban cinco kilos menos, la mitad de mi exceso de peso se había esfumado.

Yo ya le había comentado por teléfono que se olvidase de la Dukan y se animase a hacer esta nueva dieta conmigo.

Lo cierto es que prefería que se embarcase en esta dieta de alimentación equilibrada y saludable, pero no estaba convencida de que fuese a obtener los resultados fulminantes que había obtenido yo, ya que ella tiene bastantes años más que yo, la menopausia, que siempre dificulta el equilibrio hormonal, y un laaaargo historial de dietas inefectivas.

Pero cuando me vio, se convenció y empezó a seguir las pautas que le marqué (bueno, en realidad cada día le iba diciendo lo que había comido yo para que le sirviese de guía).

-----------------------------------------------

Por hoy, volvemos a dejar el relato con una incógnita...

¿Le serviría MND a la madre de Mayte?

Porque una dieta no siempre funciona para personas distintas...

Además, el nivel de actividad física, los antecedentes alimenticios (historial de dietas y de efecto rebote), los hábitos, la edad, y hasta la genética pueden afectar los resultados de una dieta.

¿Tú qué crees? Mientras esperamos el desenlace de esta historia, hablemos en los comentarios ;)

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: