ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



noviembre 22, 2011

Algunas ideas de salud... ¡que son falsas!

Mucho de lo que sabemos hoy día sobre nutrición se debe a estudios científicos realizados hace varias décadas.

Sin embargo, los resultados de investigaciones más recientes varias veces contradicen o desmienten creencias muy comunes sobre lo que es una alimentación saludable.

Un ejemplo claro está en el mito de que las grasas saturadas son dañinas para la salud (la realidad es que es el desbalance de grasas lo que produce las enfermedades cardiovasculares).

Y así ha pasado recientemente con otras afirmaciones que se creían ciertas...

Hoy mencionaré cuatro casos que me llamaron la atención durante las últimas semanas.

Si consumes productos de soja, leche de vaca y productos lácteos, productos en lata, y/o evitas la sal por considerarlo "más saludable", es hora de que te enteres de algunas cosas...

La soja no es tan beneficiosa como se cree


Un estudio sobre mujeres posmenopáusicas publicado en el mes de Septiembre en la revista Stroke reveló que el uso de suplementos de soja (isoflavonas y proteína de soja) no previene la obstrucción de las arterias.

Esto se suma a datos contradictorios sobre el papel de la soja en la reducción de la presión, el colesterol y el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca.

En este estudio, el consumo de proteína de soja no sólo no previno el aumento del grosor de las paredes arteriales sino que que se observó que las usuarias de dosis altas de proteína de soja habían sentido más dolor en los pechos y habían tenido más sangrados vaginales o pérdidas durante el estudio.

Estudio vuelve a asociar el bisfenol A con el riesgo de diabetes


Un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism sugiere que las personas con niveles elevados de bisfenol A (BPA) en orina tendrían alto riesgo de desarrollar la enfermedad metabólica.

El BPA es un llamado disruptor endócrino, es decir que altera la actividad hormonal normal. Además, está en el entorno. Investigaciones sugieren que la mayoría de las personas tienen algún nivel de BPA en sangre, incluido el 95 por ciento de los estadounidenses.

Aunque los resultados de este estudio no prueban directamente que el BPA aumente el riesgo de desarrollar diabetes, sí existe una relación entre ambos: las personas con los niveles más altos del químico tenían un 68% más riesgo de desarrollar diabetes que el grupo con los niveles más bajos de BPA.

El BPA es un producto sintético que se utiliza en la fabricación de sustancias plásticas, incluyendo envases de alimentos (plásticos y enlatados) y de articulos de cocina (hasta teteros). Es de esa forma que el BPA se ha filtrado en el cuerpo de básicamente todo el mundo y ahora empezamos a medir las consecuencias de ello (alerta especial para todos quienes piensan que las sustancias artificiales presentes en los alimentos procesados y en los productos no orgánicos no implican riesgos para la salud...).

Los niños que toman leche cruda tienen menos asma y alergias


Un amplio estudio europeo publicado en agosto en el Journal of Allergy and Clinical Immunology reveló que los niños en edad escolar que toman leche cruda son menos propensos a desarrollar asma y alergias que aquellos que beben leche pasteurizada.

Los expertos creen que el calor del proceso de pasteurización destruye ciertas proteínas de la leche que podrían ser útiles para que los niños desarrollen sus sistemas inmunes.

En zonas rurales de Alemania, Austria y Suiza, los padres de 8.334 niños en edad escolar completaron un cuestionario exhaustivo sobre el consumo de leche de granja y otras exposiciones relacionadas con el ámbito rural.

Comparados con los niños que sólo bebían leche almacenada comprada en comercios, aquellos que consumían leche cruda tenían un 41% menos de posibilidades de desarrollar asma. También tenían casi la mitad de probabilidades de desarrollar fiebre del heno, aún teniendo en cuenta otros factores que serían relevantes.

El efecto protector estaba relacionado con proteínas del suero de la leche, como la albúmina sérica bovina, la alfa-lactoalbúmina y la beta-lactoglobulina.

Aunque particularmente en Estados Unidos las autoridades son muy reacias a recomendar el consumo de leche cruda puesto que puede contener algunas bacterias y microorganismos peligrosos (como Escherichia coli), si consigues leche cruda de una fuente de confianza puedes tomarla sin preocupaciones. La leche microfiltrada descremada también es una buena opción.

Reducir el consumo de sal no es tan beneficioso


Una revisión de más de 160 estudios científicos, publicada en el American Journal of Hypertension, reveló que mientras que disminuir la ingesta de sal reduce la presión sanguínea en las personas con presión normal o alta, también genera aumentos en algunas hormonas y otros compuestos que pueden afectar negativamente la salud cardíaca.

Ya otro estudio publicado este año apuntaba al hecho de que el exceso de sal en la dieta tal vez no era la causa de los problemas cardiovasculares, sino más bien una deficiencia de potasio.

Una revisión anterior no halló evidencia de que disminuciones pequeñas en el consumo de sal reduzcan el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca o de morir prematuramente.

Y otra investigación de científicos belgas publicada en mayo indicó que las personas que ingerían mucha sal no eran más propensas a desarrollar hipertensión, y eran además estadísticamente menos proclives a morir por enfermedad cardíaca, que aquellas con bajo consumo de sal.

Si tienes una condición de salud especial...


... haz caso a lo que te diga tu médico.

Pero si no es así, entonces no sigas las recomendaciones anticuadas o totalmente descabelladas de muchos supuestos programas nutricionales.

Al ver todas estas investigaciones no puedo evitar recordar el programa de Isabel de Los Ríos, que fue uno de los primeros que leí que desmentía gran cantidad de las informaciones nutricionales que yo consideraba verdaderas.

Lo que dice Isabel en su programa Comer Para Perder va en la misma línea de lo que sugieren estos nuevos estudios:
  • Niega que el consumo de productos de soja procesada sea saludable
  • Asocia la mayoría de los problemas de salud a una dieta poco natural y a la presencia de sustancias tóxicas en nuestro cuerpo
  • Desaconseja el consumo de leche y productos lácteos pasteurizados
  • Insiste en que no hace daño consumir sal siempre y cuando no sea refinada
Aunque hayan sitios dudosos que promocionan el programa de Isabel, es un programa auténtico y de buena calidad, y promueve la adopción de hábitos alimenticios que son muy saludables, y que te enseñan a comer de la forma adecuada para adelgazar sin pasar hambre y de manera permanente.

Por eso es que ese es el Plan Alimenticio que yo recomiendo para quienes quieren un programa completo con menús detallados y con un paso a paso fácil de implementar.

Si quieres saber más de qué se trata, visita la página DietaQuemagrasas.com.

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: