ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



diciembre 02, 2011

Metformina para adelgazar: ¿Quién debe tomarla?

La metformina es un medicamento diseñado para controlar los niveles de azúcar en la sangre en personas que padecen diabetes tipo 2. Sin embargo, muchas personas que no son diabéticas utilizan la metformina para adelgazar.

Por ejemplo, al igual que varios otros médicos, el Dr Salomón de Ni Una Dieta Más lo recomienda ampliamente para personas que no son diabéticas pero que tienen sobrepeso u obesidad.

Pero, ¿es seguro tomar un medicamento cuando no se tiene la condición médica para la que fue diseñado? ¿realmente la metformina ayuda a adelgazar? ¿tiene efectos secundarios tomar metformina para adelgazar cuando no se es diabético?

Hice una pequeña investigación para ti, y en este post recojo lo que encontré.

¿Cómo funciona?


La metformina (comercializada como Glucophage, Glumetza, y otros) evita que el hígado produzca un exceso de glucosa (azúcar) y a la vez aumenta la sensibilidad a la insulina.

De esta forma, se estabilizan los niveles de azúcar en la sangre, lo que hace que la sensación de saciedad sea más duradera luego de una comida. Esto, obviamente, ayuda a disminuir la cantidad de alimentos consumidos (porque al estar más lleno por más tiempo tienes menos hambre) y promueve la pérdida de peso.

La metformina no impide que absorbas las calorías que consumes, sino que ayuda a bajar los niveles de glucosa y de insulina. Esto ayuda a reducir los antojos que te pueden llevar a comer en exceso.

Suena maravilloso, pero...


Con la descripción que acabo de dar, pareciera que la metformina fuese el remedio mágico para adelgazar.

Sin embargo, como todo medicamento (y como casi cualquier cosa que no sea natural), puede producir algunos efectos indeseables y potencialmente peligrosos (hasta mortales).

Tomar una dosis muy alta de metformina puede causar una disminución exagerada en el nivel de azúcar en la sangre (hipoglicemia). Esto resulta en dolores de cabeza, cambios de humor, mareos y fatiga.

Adicionalmente, se ha observado que aproximadamente el 20% de las personas que toman metormina (en cualquiera de sus presentaciones) experimenta problemas gastrointestinales, incluyendo dolores estomacales y diarrea.

Sin embargo, el efecto secundario más preocupante de la metformina (aunque es muy raro que ocurra) puede provocar la muerte. Se trata de la acidosis láctica, que es una acumulación de ácido láctico en el torrente sanguíneo. Los símtomas de la acidosis láctica incluyen somnolencia, dolor abdominal, vómitos e hipotermia (frío excesivo).

Las personas con problemas de los riñones o del hígado, enfermedad cardiaca o historia de abuso del alcohol tienen un mayor riesgo de sufrir acidosis láctica y NO deben consumir metformina sin un seguimiento médico personalizado.

¿Tomarla o no tomarla? He ahí la cuestión...


Supongamos que no entras en ninguno de los casos de riesgo de acidosis láctica mencionada arriba, y que no tienes diabetes tipo 2...

... en ese caso, la metformina pereciera ser una excelente solución a tu problema de sobrepeso, ¿cierto?

Pues, en mi opinión, no tanto.

En un estudio en el que se le realizó seguimiento a más de 3200 personas por diez años, el tratamiento con metformina mostró disminuir un 18% las posibilidades de desarrollar diabetes en los pacientes en alto riesgo, mientras que los cambios en el estilo de vida redujeron ese riesgo un 34%.

Es decir, los cambios en el estilo de vida, como seguir una alimentación saludable y balanceada (en el buen sentido, no como lo dice la pirámide alimenticia) y realizar ejercicio consistentemente, es dos veces más efectivo que tomar metformina para mantener una pérdida de peso y evitar el desarrollo de diabetes tipo 2.

Y tú... ¿qué prefieres?


¿Comprar medicamentos que te pueden traer efectos secundarios y que tendrás que utilizar de por vida (pues no estás resolviendo la causa real del problema), pero que son económicos y fáciles de usar sin tener que invertir tiempo y esfuerzo en modificar tus hábitos (cosa bien difícil de hacer)?

¿O asumir el reto de lograr un estilo de vida que sea más saludable y que no sólo es más efectivo para prevenir la diabetes sino multitud de otras enfermedades, pero que requiere gran esfuerzo, sacrificios, y un largo tiempo para instaurarse?

Cuéntanos en los comentarios.

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: