ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



abril 27, 2012

Comienza a comer sano: ¡cero excusas!

En los post de esta semana dimos un repaso general sobre las recomendaciones de alimentación saludable y adelgazante que yo sugiero.

Vimos que existen formas de combinar los alimentos para adelgazar, pero que aunque esto es importante no hay necesidad de seguir las reglas exageradas (y, perdón pero, muchas veces estúpidas) de muchas de las dietas de moda. En realidad, lo más importante es que tu alimentación esté principalmente basada en el consumo de alimentos naturales, en lugar de alimentos procesados y refinados.

Se puede decir que ya tienes en tu mano todas las herramientas necesarias para comenzar a adelgazar y mejorar tu salud pero... ¿lo estás haciendo?

Cuidado, no vaya a ser que estés cayendo víctima de una (¡o más!) de las excusas típicas (según RealAge) que nos ponemos antes de hacer un cambio radical (pero positivo) en nuestra vida.

Déjame decirte cuáles son las excusas más comunes... ¡y deshazte de ellas!

1. Estoy demasiado cansad@ como para hacer ejercicio


Si continúas diciéndote eso, se volverá realidad. Tu cuerpo se ve afectado por la forma en que piensas de él: si te dices continuamentes que estás muy cansad@, entonces comenzarás a perder energía.

Por el contrario, si te dices que necesitas aunque sea caminar un poco (o ir al gimnasio, o hacer cualquier actividad física que te propongas), poco a poco tu cuerpo generará la energía necesaria para hacerlo.

Haz que tus comportamientos saludables se vuelvan automáticos acostumbrando a tu mente y a tu cuerpo a realizarlos: prográmate para ser saludable.

2. Soy terrible cocinando, tengo que comer fuera de casa


Si fuese realmente el caso, evita a toda costa llegar muriéndote de hambre al restaurant. Come alguna merienda que contenga grasas saludables (ayudan a mantenerte llen@ y satisfech@), como por ejemplo un puñado de nueces.

También puedes tomar un vaso grande de agua antes de ordenar la comida. Este es un truco más bien tonto, pero en la mayoría de los casos funciona. No sólo te llena un poco ele stómago antes de comer, sino que ayuda a hidratar tu cuerpo evitando que confundas sed con hambre.

Por supuesto, están las recomendaciones de siempre: en cualquier restaurant podrás ordenar vegetales en lugar de pan, pasta o patatas (incluso en McDonald's!!!) y considera la posibilidad de compartir tus porciones si éstas son muy grandes.

3. Tengo un pie (o rodilla, o cadera, o espalda...) lastimado y no puedo caminar


Aunque las heridas en *inserte parte del cuerpo* pueden impedirte realizar algunos ejercicios, a menos que estés enyesad@ de la cabeza a los pies (lo cual, sinceramente, veo poco probable) siempre habrá un ejercicio de sustitución y otras actividades físicas que podrás realizar.

Además, que no puedas caminar (o hacer sentadillas, o trotar, o hacer press de banca) no implica que no puedas continuar alimentándote sanamente. Recuerda que la alimentación es 80% responsable de los resultados de tu proceso de adelgazamiento.

Si quieres que se vean esos abdominales sexis, entonces a comer bien y a buscarte alguna actividad complementaria que puedas hacer. No hay más. Chequea con tu médico y no olvides que hacer ejercicio (cualquiera) libera endorfinas y eso te ayudará a sanar más rápido.

4. Viajo mucho y tengo que comer fuera todo el tiempo, no puedo controlar lo que como


¿Acaso alguien te está poniendo un revólver en la cabeza para que te comas esa pizza y el helado de postre?

siempre puedes controlar lo que comes, no te caigas a mentiras.

Y si en algún momento estás en una situación verdaderamente complicada (que sí existen, lo concedo), entonces confía en una de las meriendas que te hayas preparado para el viaje: frutos secos y frutas deshidratas se conservan fuera del refrigerador sin ningún problema y por varias semanas. También varias frutas y verduras frescas pueden hacer meriendas simples de llevar: manzanas, zanahorias baby y palitos de celery pueden hacer unas meriendas riquísimas con un poco de mantequilla de almendras o de hummus. Incluso puedes prepararte otras meriendas más elaboradas antes de salir de casa, mirá aquí algunas de mis recetas de meriendas adelgazantes.

¿Alguna otra excusa?


¿Qué otras excusas (Mhm, perdón, quise decir "razones") has notado que tienes al llevar una alimentación y un estilo de vida más saludable? Hay varias que me vienen a la mente (que he escuchado de la gente) y que no he puesto en el artículo...

Compártelas con nosotros en los comentarios... y cuéntanos si tienes alguna "cura" ;)

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: