ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



mayo 30, 2012

Huye de este tipo de personas...

En el post del lunes comentábamos cómo el sobrepeso puede ser un factor de prejuicio y discriminación importante que pasa desapercibido en muchas ocasiones.

Aunque queramos negarlo (porque es horrible e injusto), solemos discriminar a las personas por su peso:

Las personas delgadas juzgamos duramente a las personas con sobrepeso. Por ejemplo, yo confieso juzgar frecuentemente las opciones de compras de la gente con sobrepeso que veo en el supermercado (les miro lo que traen en el carrito y empiezo a criticar... en mi mente, claro).

Pero lo contrario también es cierto: muchas personas con sobrepeso miran mal a las personas delgadas. Muchas veces he leído cosas como "un delgado no puede darle consejos de cómo adelgazar a alguien con sobrepeso". Esa es una generalización incorrecta. Hay gente que puede dar consejos sobre cómo adelgazar - y gente que no puede - y eso no tiene nada que ver con su peso.

Así que esto de la discriminación y el prejuicio son cosas importantes que nos ocurren a todos, en distintos momentos, y que nos pueden hacer sentir tan mal como para echar todo lo por la borda (incluyendo nuestros planes de adelgazar).

Es por eso que el apoyo de la familia y los amigos es tan importante cuando nos proponemos adelgazar.

Pero, ¿qué hacer entonces cuando es tu propia familia y amigos quienes te mantienen en situaciones de este tipo?

En este post te cuento cómo reaccionar de la mejor manera...

Malia Frey, periodista del magazine online About.com y entrenadora personal certificada, nos ofrece en un artículo varias soluciones para situaciones familiares que nos pueden hacer descarrilar (tanto con la comida como con nuestra autoestima).

Situación 1: Las reuniones familiares siempre giran en torno a la comida


En este caso, puedes proponer a tu familia que hayan opciones de alimentos menos engordosos y más saludables durante las fiestas. Siempre se pueden hacer ciertos cambios en las recetas y en las opciones sin que cambie demasiado el menú (que usualmente está basado en tradiciones culturales o familiares).

Por ejemplo, usa aceite de oliva extra virgen en lugar de otros aceites vegetales. Además, ofrécete a ayudar con las compras y a preparar la comida, así tendrás un poco más de control sobre lo que habrá para comer más tarde.

Malia también recomiendo evitar el alcohol pues no sólo disminuye tu fuerza de voluntad sino que tiene muchas calorías. La verdad es que lo de las calorías es lo de menos, el problema es la forma en que nuestro cuerpo procesa el alcohol. Chequea esta nota de la página de Mi Nueva Dieta en Facebook en la que te cuento cómo escoger las bebidas alcohólicas para evitar engordar: Alcohol: ¿engorda?

Situación 2: Los amigos y la familia planifican actividades en tu tiempo de gym o ejercicios


Es difícil poner en la balanza el entrenamiento de un lado y la familia o los amigos del otro. Pero no tienes que hacerlo. Simplemente propón otro horario, u organízate para sacar un tiempillo extra y replanificar tu entrenamiento para otro momento (¡pero haciéndolo!). Otra opción es porponer un plan diferente, en el que puedas fusionar la actividad física con las personas con las que quieres salir.

En cualquier caso, yo te recomiendo que nunca dejes de hacer una sesión de entrenamiento planificada por salir con los amigos o la familia, siempre busca una opción alterantiva para que puedas hacer las dos cosas. Si te impones el tener que escoger entre una cosa y otra, tarde o temprano te sentirás culpable. Y si no te queda más remedio, entonces privilegia tu salud (es decir, tu entrenamiento)... es lo que es más importante a largo plazo (se requieren sacrificios de vez en cuando, no te puedo mentir).

Situación 3: Tus amigos no entienden tu lucha contra los kilos


Típico. Te dicen "Pero si no estás gord@"... o, si es muy evidente que sí lo estás, te salen con "Por una sola vez no pasa nada".

El problema no está sólo en que te hagan salir de tus planes de adelgazamiento, sino en el hecho de sentirse incomprendid@ y con poco apoyo.

La recomendación de la mayor parte de los entrenadores personbales y coach nutricionales es que te alejes un poco de ese grupo de personas y te acerques más a otras que sí te comprendan y te apoyen. Es duro y suena feo, pero las personas que no te apoyan no sólo no te están ayudando a lograr lo que te porpones, sino que te están haciendo la tarea más difícil de lo que ya es.

Quien te quiere y te aprecia de verdad no sólo sabe entender y respetar tus decisiones, sino que sabe lo que es mejor para ti (y créeme, el sobrepeso no es bueno para nadie).

Muchos programas estructurados de adelgazamiento cuentan con grupos de apoyo (presenciales u online). Además hay miles de foros y otros lugares donde puedes encontrar gente con objetivos y metas afines a las tuyas. Aprovecha esas oportunidades, hará todo más llevadero y agradable (y menos discriminatorio).

Situación 4: Tus seres queridos te ofrecen comida cuando te sientes mal


Ya sea que estamos estresados o deprimidos, lamentablemente solemos recurrir a la comida para reconfortarnos. Es algo que hemos aprendido desde niños (o incluso desde bebés) y que no sólo nos acompaña a nosotros sino a todos nuestros allegados.

Cuando alguien ofrezca hacerte algo de comer o salir a comprarte algo de comer si te sientes mal anímicamente, es importante tener una respuesta adecuada a mano. Marla propone las siguientes:
  • Ir juntos a alguna reunión religiosa o espiritual.
  • Hacer ejercicio juntos (así sea caminar, o bailar).
  • Pedir que más bien te ayuden a solucionar lo que te molesta (si tienes muchas cosas que hacer, por ejemplo).

Situación 5: Tu familia o amigos no confían en que lograrás lo que te propones o hacen comentarios negativos


No importa lo que te diga la gente: recuerda siempre los éxitos que ya has disfrutado en el pasado, y comparte tu orgullo y tus logros con todo el mundo.

En estos días leí un artículo (ya no recuerdo dónde) en el que comentaban que las mujeres somos particularmente propensas a disminuirnos y a no celebrar lo que somos capaces de lograr.

¡Pues no señor! Hay que celebrarlo todo, hasta el más mínimo logro. Tenemos que aprender a reconocernos las cosas maravillosas que tenemos y que somos capaces de hacer. Sólo cuando comiences a reconocerte a ti mism@ los demás podrán hacerlo.

En este sentido, Malia recomienda usar afirmaciones positivas cada vez que estemos en una situación de este tipo:
  • Si te dicen "No vas a durar ni una semana", tú contesta "Me siento feliz de haber hecho esta inversión en mi salud".
  • Si te dicen "Nunca has tenido éxito con esto, y esta vez no será diferente", tú contesta "Tener un peso saludable es importante para mí y siento orgullo de los esfuerzos que hago cada día".
  • Si te dicen "Siempre has sido gord@, así es tu cuerpo y no puedes cambiarlo", tú contesta "Me gustan las metas que me he propuesto".
Y cosas por el estilo.

Pero óyeme, si tu familia y amigos te hablan así.... mejor refiérete de nuevo a la Situación 3... :S

Siéntete genial contigo mism@


Y para completar el post (para que te lleves una sonrisa luego de haberlo leído), voy a incluirte 6 tips para mejorar tu visión de ti mism@ este verano, recomendados Susan Cowden, por otra escritora de About.com:
  • Sal de compras con algún amigo o amiga. Ir solo es más duro, ve con alguien en quien confíes y que te pueda dar opiniones sinceras pero positivas sobre lo que te pruebes.
  • Ponte la ropa que realmente quieres ponerte (piensa "¿qué me pondría si no me importara cómo me veo?").
  • Olvídate de la cámara y pídele a la gente que anda contigo que evite tomarte fotos (te bajará la ansiedad).
  • Actívate. El verano está perfecto para hacer actividades que no se relacionen con la comida: natación, jardinería, caminatas, volleyball, ir al lago, ir de camping...
  • Cuídate y consiéntete, y asegúrate de dormir lo suficiente (mínimo 7 a 8 horas) y bien.
  • Rodéate de gente súper positiva y auténtica (evita a quienes critican demasiado y no te apoyan), incluyendo en Facebook.
Y para este último punto, ¿qué mejor que la comunidad de Mi Nueva Dieta en Facebook? Además de que ha estado creciendo cada vez más y más, compartimos ideas, experiencias y objetivos comunes que nos unen a todos con la misma meta: ser más felices y más saludables. Suena bien, ¿no?

Una vez que hayas visitado (y gustado) la página de Mi Nueva Dieta en Facebook, deja tu comentario y cuéntame qué te pareció este artículo.

¿Te identificas con algunas de las situaciones mencionadas? ¿has experimentado otras situaciones difíciles similares? ¿Qué haces cuando te pasa algo así?

¡Hablamos en los comentarios!

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: