ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



junio 04, 2012

20 Hábitos que te están haciendo engordar

Muchos artículos en blogs, sitios web, revistas y portales enfatizan en qué es lo que hay que hacer para adelgazar.

Pero, ¿alguna vez te preguntaste qué es lo que NO hay que hacer?

Muchas de las cosas que hacemos día a día, es decir, nuestras costumbres o hábitos, no sólo pueden estar impidiéndonos adelgazar al ritmo deseado, sino que también pueden estar haciéndonos engordar... ¡sin que nos demos cuenta!

Luego le echamos la culpa a la edad o al "metabolismo lento"... cuando la realidad es mucho más simple: simplemente nuestros hábitos nos hacen engordar.

Por eso, para que comiences bien la semana, hoy quiero compartir contigo una lista de los 20 hábitos más engordosos que hay, que encontré en un artículo escrito por el editor de Men's Health.

Déjame contarte cuáles son esos hábitos y lo que opino de ellos...

Hábito Engordoso Número 1: Comer bajo en grasas


La propaganda contra las grasas (sobretodo las saturadas) ha llegado demasiado lejos, haciendo que esté muy instaurada en la mente de la mayoría de la gente. Eso de quelas grasas son malas y engordan no es más que un mito que debes desechar porque no sólo te está haciendo engordar sino que está dañando tu salud. Lo que debes es evitar los azúcares y las grasas trans artificiales (provenientes de margarinas y aceites vegetales refinados), pero el resto de las grasas son buenas (sí, incluyendo las saturadas).

Hábito Engordoso Número 2: No buscar ayuda nutricional


Lamentablemente la mayoría de la gente que quiere empezar una dieta lo hace sin buscar la ayuda y el consejo necesarios. Lo que ocurre es que terminan aplicando las creencias que han tenido de toda la vida de lo que hay que hacer para adelgazar. Y el problema es que esas creencias les llevarán al fracaso (por algo es que la gente debe empezar dieta una y otra vez... si funcionara, tendrían que hacerlo una sola vez en la vida ¡y ya!). No te creas todo lo que les por allí (ni lo que te dicen tus amigos o familiares), busca un profesional o alguien verdadera capacitado para darte los consejos adecuados y científicamente actualizados.

Hábito Engordoso Número 3: Dormir muy poco o demasiado


Dormir es necesario para adelgazar. Es durante la noche que el cuerpo quma la mayor parte de las reservas de grasa (y esto puedes potenciarlo con la actividad física y la alimentación adecuada). Dormir muy poco no sólo te quita la oportunidad de quemar más grasa, sino que te hará tener demasiada hambre durante el día y ponerte en modo de "almacenamiento de grasas". Dormir más dela cuenta también tiene un efecto similar, así que busca la cantidad de seuño acorde para ti (usualmente ntre 7 y 8 horas) y haz de ésta tu prioridad número 1.

Hábito Engordoso Número 4: Comer comidas gratis en los restaurantes


No ocurre en todos, pero en algunos restaurantes colocan algunas cosillas para comer mientras pides o esperas la comida que has ordenado. Usualmente se trata de pasabocas de muy mala calidad nutricional (cachuates fritos, pan blanco, pretzels, o cosas por el estilo). Te llenarás de calorías, de harinas y de grsasa vegetales innecesarias y engordarás más de la cuenta. Evítalo.

Hábito Engordoso Número 5: Tomar refrescos


Incluso los "light" o de dieta. Ya está más que comprobado que la gente que toma refrescos tiene mayor tendencia a engordar. No importa si son los azucarados o los dietéticos, hay algo en los refrescos que descontrola el sistema de regulación metabólica en el organismo y hace que engordes. Toma agua, tés, infusiones o café, pero no refrescos.

Hábito Engordoso Número 6: Saltarse las comidas


Y no, no es porque se te ponga lento el metabolismo ni nada de eso (eso es otro mito). Simplemente, el no saltarse ninguna comida ayuda a controlar mejor el apetito, lo cual hace que te sea más fácil escoger cosas saludables cuando vayas a comer. Además, comer frecuentemente ayuda a controlar mejor los niveles de insulina, lo cual es deseable para adelgazar. Ojo, los ayunos controlados pueden ser muy beneficiosos, pero como regla general para la mayoría de la gente lo recomendable es comer frecuentemente durante el día.

Hábito Engordoso Número 7: Comer demasiado rápido


Ya está demostrado también que la gente que come más rápido engorda más. Si te das el tiempo necesario en cada comida y haces consciente el acto de comer, no sólo disfrutarás más de tus alimentos, sino que evitarás comer en exceso. Es un buen hábito a adquirir ;)

Hábito Engordoso Número 8: Mirar demasiada TV


La gente que mira demasiada TV (incluyendo los niños) tienden a engordar y tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas. Se ha demostrado que la gente come una cantidad de omida chatarra proporcional al tiempo que pasa frente a la pantalla del tele. Así que ya sabes, menos TV y más tiempo de calidad haciendo otras cosas (de preferencia no sentado).

Hábito Engordoso Número 9: Pedir comidas en combo


Es preferible pedir a la carta, porque así tienes mayor control sobre el tipo de alimentos y las cantidades que vas a comer. Esto es posible en cualquier restaurant, incluso los de comida rápida. Evita los combos prediseñados y elige únicamente lo que consideras que es adecuado para ti, no hay necesidad de comer más de la cuenta sólo porque parecía ser "más barato"... recuerda: es tu salud la que está en juego, no debes ahorrar con ella.

Hábito Engordoso Número 10: Comer en buffets libres (a voluntad)


Es meterse en una trampa. Está comprobado que comemos de más cuando tenemos una cantidad ilimitada de comida disponible. Es simplemente una respuesta de instinto de supervivencia: mientras más comida haya, más hay que comer. Dáte tus gustos de vez en cuando si te gustan mucho los buffets a voluntad, pero evítalos en la medida de lo posible (es mejor evitarlos que caerse a cuentos diciendo que escogerás sólo las opciones saludables...).

Hábito Engordoso Número 11: Comer en platos grandes


Éste es otro truquillo interesante: si comes en platos pequeños comerás menos (sintiéndote igual de lleno). Lo mismo aplica para cualquier tipo de recipiente (incluyendo para las bebidas). Así que trata de usar siempre platos y recipientes pequeños, siempre podrás servirte más (o pedir una ración adicional) si quedas con hambre.

Hábito Engordoso Número 12: Poner la comida en la mesa


De la mano del número 10. Si tienesla comida disponible en la mesa te servirás más. Es así. Mejor es que te sirvas las cantidades que vas a comer directamente en la cocina y te lleves tu plato ya servido a la mesa. Siempre puedes ir buscar una segunda ración si quedas con hambre (verás qué poco lo haces).

Hábito Engordoso Número 13: Comer pan blanco


Cuando comes pan blanco tu cuerpo reacciona exactamente igual que si te comieras unas cucharadas de azúcar. No importa el tipo de pan ni con qué lo acompañes, el efecto será el mismo si se trata de pan blanco. El pan no es un alimento indispensable ni mucho menos, y a la mayoría de la gente le va mejor si deja de comerlo. Pero si estás muy adicto y no puedes dejarlo, trata al menos de escoger pan integral. La mejora no es mucha, sin embargo...

Hábito Engordoso Número 14: Comer bocados muy grandes


Típico de los hombres, pero también de algunas mujeres. Quienes comen con bocados más grandes comen hasta un 50% más que quienes lo hacen con bocados pequeños. Otra vez: aprende a tomarte tu tiempo para las comidas, usa bocados pequeños y mastica bien. Comerás justo lo necesario.

Hábito Engordoso Número 15: No tomar suficiente agua


necesitamos mucha agua durante el día (pues la perdemos en la transpiración, en la orina, y en nuestras funciones metabólicas). Buena parte la recuperamos de los alimentos (sobreotod si consumimos muchas verduras y frutas), pero otra parte es necesario consumirla pura. Mucha gente tiene males "inexplicables" que son simples signos de deshidratación. No esperes a tener sed para tomar agua (en ese punto ya te has deshidratado), consúmela durante todo el día y verás que experimentas cambios positivos en tu organismo.

Hábito Engordoso Número 16: Tener amigos con sobrepeso


Esto va en la línea de los posts de la semana pasada. Se ha demostrado que cuando tus amigos engordan, tú tienes una tendencia mayor a engordar. Es normal, pues solemos apoyarnos inconscientemente y hacer cosas similares juntos (ir a comer a los mismos sitios, ordenar el mismo tiepo de comida). Tampoco es que te vas a volver nazi, pero sí es importante que tengas presente que la gente que te rodea afecta tu comportamiento. Trata de rodearte de la gente que más se asemeja a lo que quieres ser.

Hábito Engordoso Número 17: Comer demasiado tarde


No es completamente cierto aquello de que la cena nos puede hacer engordar, pues eso depende de varios factores (de lo que has comida el resto del día, de tu actividad física...). Pero sí es verdad que una buena cena ligera, con los nutrientes adecuados, no sólo puede ayudarte a dormir mejor (lo cual ya es una ayuda para quemar grasa), sino que también puede potenciar el proceso de quema de grasas durante la noche. En cualquier caso, nunca es recomendable comer y acostarse de inmediato, trata siempre de comer al menos unas dos horas antes de irte a dormir.

Hábito Engordoso Número 18: No utilizar una báscula


Ok, en ésta creo que depende mucho de la persona. Hay quienes se obsesiones demasiado con el peso y es preferible que eviten pesarse a diario. Pero según el editor de Men's Health, el pesarse a diario puede ayudar a mantener a la gente fijada en sus objetivos. Es cierto que esto te puede permitir no sólo aprender cómo tu cuerpo reacciona a las distintas comidas (por ejemplo, que te hinchas cuando comes pan), sino verificar que la tendencia sea la que corresponde a tu objetivo. Si lo haces, simplemente recuerda que lo importante es eso: la tendencia, no el peso diario.

Hábito Engordoso Número 19: Tomar bebidas frutales


A excepción de las infusiones, los néctares, zumos o jugos son más malos que buenos. La fruta entera es buena, el zumo no lo es. Tiene demasiada fructosa (incluso si no le agregas azúcar, que no es el caso en la mayoría de restaurantes y cafés), y por ser líquido se digiere más rápido, haciendo que la carga en tu hígado sea aún peor. A evitar completamente (toma agua, ya te lo dije).

Hábito Engordoso Número 20: Comer emocionalmente


Todos sabemos cuando nos sentimos mal. Y sabemos que en esos momentos lo que provoca comer son cosas no saludables y engordosas. La razón es biológica: los azúcares y harinas, sobretodo mezclados con grasa, nos producen un efecto de placer (estimulando unos neurotransmisores en el cerebro). Es el efecto de una droga. Así que lo mejor es saber identificar cuando te sientes mal y tratard e mantenerte lejos de la comida. Trata de liberar el malestar con otra acción no relacionada con comer, como escuchar algo de música o salir a caminar o manejar. Cuando mucho trata de comer un chicle, pero evita en lo posible asociar esos momentos con la comida, no sacarás nada bueno.

¡Nos sale repaso!


Recorriendo esta lista me he dado cuenta que hay cantidad de cosas de las que ya he hablado antes en otros posts...

... pero considerando que el blog ya tiene dos años (por cierto, que olvidé celebrarle su segundo añito al pobre), y que hay más de 300 posts publicados, seguramente te has saltado varios.

Así que en para el post del miércoles haré una pequeña recopilación con algunos de los posts relacionados con lo que hemos visto hoy, que estoy segura que te serán de ayuda.

Igualmente, si tienes alguna pregunta especial o quieres que incluya un post sobre algún tema en particular, dímelo en los comentarios, te prometo que lo tendré en cuenta ;)

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: