ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



junio 01, 2012

7 Claves para Tener Éxito en lo que te Propongas

Hoy cierro la semana con algunas ideas para que te inspires y sientas que eras capaz de hacer lo que te propongas.

Sólo basta querer hacerlo (pero de verdad), y organizarte para que no pierdas tiempo ni te distraigas en cosas que no te ayudan a lograr tus propósitos.

Y hablando de propósitos... ¿a propósito de qué viene este post?

Bueno, de que en la semana estuvimos hablando de los prejuicios y las discriminaciones que enfrentan las personas con sobrepeso. En situaciones adversas es muy fácil dejarse llevar por las malas energías y sentir que uno vale menos de lo que es.

¡Pues no señor! (vuelvo a decir), no hay que dejarse vencer por las circunstancias. ¡Lo más importante de ti es lo que piensas tú mism@!

Y por eso hoy te paso unos secretillos que te ayudarán a levantar ese ánimo, para que te recargues durante el fin de semana y te sientas verdaderamente invencible ;)

1. Crear y seguir buenos objetivos


No se refiere a cuestiones de moral, sino simplemente a que sean objetivos bien planteados.

Sin objetivos claros, nunca lograrás lo que te propones. Es como si te montaras en el auto y arrancaras sin saber cuál será tu destino. ¿Qué harás? perder tiempo y gasolina. No tiene sentido alguno.

Los mejores objetivos son espucíficos, medibles, alcanzables, relevantes, y tienen un tiempo definido.

2. Tomar acción con decisión


¿Ya tienes unos exclenetes objetivos? Pues si no actúas no los lograrás.

En cualquier área de la vida se necesita actuar. Puedes saber muchísimas cosas, cómo hacerlas, incluso cómo actuar... pero debes ACTUAR, debes hacerlo.

Hay una GRAN diferencia entre saber qué hacer, y hacerlo.

Si te da miedo o sientes una cierta incomodidad al momento de actuar !genial! Quiere decir que estás saliendo de tu zona de confort, y eso es lo único que puede hacerte crecer. La resistencia al cambio es normal y se siente mal, pero al superarla serás libre y habrás avanzado en tus propósitos.

3. Enfocarse en ser productivo, y no en estar ocupado


Aquí también hay una gran diferencia.

Para utilizar tu tiempo de la manera más productiva posible, deténte un poco (no te dejes llevar por el frenesí de la "falta de tiempo"), revisa tus compromisos contigo mism@ así como tus objetivos, establece tus prioridades (tuyas, no de los demás), concéntrate en una cosa a la vez, y actúa.

4. Toman decisiones lógicas e informadas


Nuestra vida se dibuja por las decisiones que tomamos (no por lo que los otros hagan). Somos nosotros mismos quienes decidimos cómo vivir nuestra vida.

Así que si todo consiste en tomar decisiones, ¡pues que sean las mejores que podemos tomar en un momento determinado!

Nunca tomes decisiones cuando estés cansad@, triste, molest@, o demasiado emocionad@.

Las mejores decisiones son bien reflexionadas y utilizan toda la información relevante disponible.

A la hora de tomar una decisión, no permitas que tus emociones engañen tu inteligencia.

5. Evitar la trampa de tratar de hacerlo todo perfecto


De esto peco yo todos los días y, si te pareces un poco amí, probablemente tú también.

Cuando nos enfocamos en querer hacer todo perfecto, lo que ocurre es terminamos por no hacer nada nunca. O nos la pasamos el tiempo haciendo cosas que nunca terminamos porque "todavía no están listas", o porque "aún pueden mejorar".

Es bueno establecerse estándarse de excelencia, pero hay que saber encontrar un buen compromiso entre el nivel de perfección que queremos y el obtener resultados.

Ser demasiado perfeccionistas tambien nos hace demasiado críticos hacia los demás, lo que puede termninar siendo contraproducente pues nos hacemos incaces de delegar tareas con la idea de que "la única forma de que salga bien es haciéndolo yo mism@".

Nos cargamos entonces de cosas y cosas por hacer, nunca terminamos realmente de hacerlas, estamos permanentemente insatisfechos, y nos estresamos sintiendo que estamos todo el tiempo ocupados y que el tiempo no nos rinde.

Volver ¿Alguna vez has querido hacer algo (como empezar un nuevo proyecto) y lo has pospuesto porque sientes que no eres lo suficientemente buen@ como para lanzarte a ello?

Yo sí, varias veces.

Es un signo de cómo el perfeccionismo puede llegar a arruinar nuestras vidas.

La verdad es que perfectos no seremos nunca. En nada. Hay que aprender a aceptar eso, dejarse de excusas, actuar, y aprender de los resultados para hacerlo mejor la siguiente vez. Punto.

6. Mantener una actitud positiva al aprender de los errores


La actitud lo es todo. Tu actitud determina cómo pasarás tu dia, cómo te sentirás frente a cada situación, que aprenderás de ella.

Y como pasas cada uno de tus dias, así pasas tu vida. La vida está hecha de momentos, decide cómo pasar;as cada uno de ellos: ¿la pasarás bien o la pasarás mal? ES tu decisión.

Una actitud positiva puede llevarte muy lejos. No sólo te sentirás mejor, sino que te senitŕas más capaz, más en control de tu vida. Se te abrirá la capacidad de ver oportunidades donde antes no las habrías visto.

Un verdadero cambio de actitud puede tener resultados impresionantes, créeme.

Así que no te dejes abrumar por tus errores, pues cada uno es una oportunidad para aprender. En realidad, cometer errores es progresar: ya sabes que eso que hiciste no funcona. De no haber errado, nunca habrías sabido eso. Ahora estás un paso más adelante que antes en el camino a tu meta.

Todos cometemos errores todo el tiempo, algunos pequeños, otros graves. Es el riesgo que corremos por tomar decisiones y por actuar.

Pues asumámoslo y aprovechémoslo, es lo mejor que podemos hacer: saber aprender de los errores es una virtud, vale la pena desarrollarla.

7. Rodearte de la gente adecuada


Ya comentaba en el post del miércoles que hay ciertas personas de las que es mejor alejarse.

Y esto es, las personas negativas, aquellas que no te apoyan o ayudan a lograr tus metas, y que incluso te alejan de ellas.

Una vez leí que tus niveles de ingreso serán un promedio de los ingresos de las 6 personas más cercanas a ti (con las que pasas más tiempo). Hay varias teorías sobre esto de las personas que te rodean...

Independientemente de los ingresos, hay una verdad muy cierta: a nosotros nos afecta la forma en que interactuamos con los demás. Tanto la tristeza como la alegría pueden ser contagiosas (así como se te contagia la risa o un bostezo).

Así que decide contagiarte de buenos ánimos y de energía positiva. Elige bien a las personas con las que te relacionas, y no sólo te ayudarás a mejorar tu actitud (lo cual te ayudará a mejorar todo lo demás), sino que tarde o temprano verás que terminas haciendo conexiones importantes con gente importante para ti y para tus metas.

Una ayuda extra para los kilillos de más


Si bien puede parecer que las claves que te acabo de comentar (adaptadas del blog marcandangel.com dedicado a la productividad) no tienen nada que ver con el tema del blog de Mi Nueva Dieta, en realidad no es tanto así.

Verás, ser exitoso, ser productivo, lograr sus metas, rodearse de la gente adecuada, etc., puede (y debería) aplicarse a cualquier aspecto de nuestra vida.

Y no te creas que por tratarse de cuestions de actitud y un poco de psicología no tendrán efecto sobre tu figura.

La verdad es que, no importa lo que digan tus genes, si tú te lo propones puedes tener el cuerpo saludable y delgado que deseas.

Y si estás pensando "siempre fui gord@", o "toda mi familia es gord@ y lo llevo en la sangre", pues te tengo buenas noticias:

Varias investigaciones recientes han mostrado que ciertos cambios en el estilo de vida son capaces de modificar nuestra expresión genética y cambiar nuestra contextura y nuestra probabilidad de desarrollar ciertas enfermedades.

Así es: aunque tus genes digan que deberías ser gord@o, tú tienes el poder de hacerlos cambiar de parecer.

Por ejemplo, en una investigación publicada en octubre del año pasado se mostró que una dieta sana con muchas frutas y verduras puede debilitar significativamente el efecto de un gen asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

Otro estudio, también del año pasado (noviembre), encontró que las personas genéticamente predispuestas a la obesidad pueden reducir las probabilidades de acumular peso si se mantienen físicamente activas.

Y si te parece que "reducir la probabilidad de acumular peso" no es suficiente incentivo, pues te tengo otro caso. En la reunión anual (de marzo de 2012) de la Asociación Americana del Corazón, los investigadores reportaron que caminar a paso rápido el equivalente a una hora diaria reduce a la mitad el efecto genético de la obesidad.

Así que ¿qué esperas para decidirte a llevar una vida saludable? No hay excusas para no hacerlo, y hay cientos (no, miles) de razones para proponérselo y actuar.

Y si necesitas una ayuda, orientación, o empujoncito, déjame decirte que estoy preparando sorpresas muy especiales para la etapa 2.0 del blog de Mi Nueva Dieta.

En las próximas semanas te contaré más sobre esto... por el momento espero haberte motivado un poco, y deseo que pases un excelente fin de semana.

¡Nos leemos el lunes!

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: