ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



julio 02, 2012

¿Tu casa te está haciendo engordar sin que te des cuenta?

Esta mañana mientras desayunaba un rico omelette de champiñones con mi querido y adorado esposo (llamémoslo "El Chico de la Dieta" ;), me hizo un comentario muy cierto.

Estábamos hablando de cómo él también se ha vuelto muy experto en esto de ponerse en forma comiendo los alimentos adecuados en los momentos adecuados, y me decía que hace poco había leído un artículo de alguien que había logrado adelgazar.

Según El Chico de la Dieta, una de las cosas que según esta persona le había ayudado a adelgazar tenía que ver con su casa.

Creo que se trata de algo bien importante que muchos pasamos por alto y que puede ser determinante a la hora de mantenernos en nuestro objetivo de comer saludablemente (ya sea para delgazar o para mejorar la salud - o las dos cosas).

Así que hoy te comentaré tres aspectos sobre tu casa que tal vez te están haciendo engordar, a propósito de un artículo que leí hace algún tiempo en el sitio de About.com.

1. ¿Hay chucherías, meriendas, u otros alimentos fáciles de comer libremente esparcidos y a plena vista en tu cocina?


Varios estudios han mostrado que nuestro apetito y nuestros antojos aumentan cuando tenemos a la vista las comidas que nos los producen. Incluso el sólo ver imágenes de estos alimentos nos hace comer más cantidad de lo necesario en la siguiente comida.

Así que tener comida a la vista en casa es muy pero muy mala idea. Y si esa comida no es saludable, pues mucho peor.

Y ya sé que más de uno va a decir "pero es que yo no vivo sol@ y no puedo evitarlo".

Bueno, yo creo que eso es relativo. Si vives con tu familia, cambiar un poco las cosas no sólo te ayudará a ti, sino a ellos. Recuerda que estamos en esto no como una dieta loca para adelgazar 10 kilos en 3 días, sino como un plan para mejorar la salud.

¿No quisieras que todos en tu familia mejoren su salud? Entonces ayúdales haciendo de tu cocina un lugar más ordenado y libre de tentaciones.

2. ¿Hay un televisor y/o una computadora en cada habitación o espacio?


En directa conexión con lo anterior, si las imágenes de alimentos pecaminosos nos pueden hacer caer, imagínate entonces lo que hacen los comerciales de televisión (sí, justamente son para eso).

Ya antes he comentado que mirar demasiada TV engorda, y que comer frente al computador también es malo.

La razón es que si cuando comemos no prestamos atención a la comida, no sólo comeremos más rápido sino que comeremos más de la cuenta. La comida no nos dejará completamente satisfechos y buscaremos comer un poco más, o comer otras cosas que no son saludables para satisfacer las ansias.

Todo esto ya se ha estudiado mucho y es verídico.

Así que haz todo lo posible por no comer nunca mirando la tele (o con la tele encendida) ni frente al computador. Dedícale el tiempo necesario a cada una de tus comidas, mastica bien y disfruta cada bocado (la gente que come más despacio tiende a ser más delgada, esto también está comprobado).

3. ¿Tu espacio de trabajo está diseñado de manera que tienes todo al alcance de tu silla?


O, peor aún, ¿navegas con tu silla de rueditas por todos lados hasta que alcanzas lo que estabas buscando? (en serio, lo he visto.... ehm... hasta lo he hecho algunas veces).

Esto tiene una influencia en tu peso (y tu barriga) de dos maneras.

Primero, mientras menos te mueves, peor. Una de las mejores maneras de quemar calorías y mantenerse activo es mediante el gasto energético no relacionado con el ejercicio.

Es decir, mediante el movimiento que hacemos a diaria, en nuestras actividades cotidianas, casi sin darnos cuenta y sin que sean actividades físicas planificadas.

Si tienes un trabajo de oficina, trata de estar pendiente de levantarte varias veces durante el día. Sólo con ir a buscar agua de vez en cuando, ir al baño de vez en cuando, y atender las llamadas telefónicas fuera de tu oficina (si son por el celular) ya te estarás movimiendo lo suficiente. Si atiendes llamadas telefónicas en tu oficina, hazlo de pie y trata de caminar mientars hablas, se ha mostrado que puede elevar el gasto calórico diario en una cantidad nada despreciable.

La segunda manera en la que tener todo a la mano puede perjudicarte es con respecto a las comidas. Se ha demostrado que mientras más alcance (y mientras más visible) tengamos un alimento, más comeremos de éste (y sin darnos cuenta).

Esto aplica sobretodo para los tarros llenos de caramelos, chocolates o dulces que suele haber en muchas oficinas.

Si es tu caso, asegúrate de que el tarro esté fuera de tu vista. Y si no puedes evitarlo, entonces al menos haz que usen un tarro de color obscuro o un recipiente de lata o de cartón (que no se vea el interior). Se ha mostrado también que sólo con ese detalle la gente come mucha menos cantidad de lo que sea que hay dentro.


4. ¿Tu habitación es luminosa en las noches?


Éste es un añadido mío, y lo he puesto porque es realmente importante.

Si no duermes bien (el tiempo adecuado y con un sueño descansado), vas a engordar por muchas razones. Ya he hablado sobre esto en un post hace tiempo (míralo aquí: Secreto Adelgazante: Adelgaza mientras duermes).

Tener un sueño reparador es extremadamente importante para poder adelgazar y estar saludable. Si tu habitación no asegura las mejores condiciones para que tengas ese tipo de sueño, entonces es posible que todos tus esfuerzos por adelgazar resulten inútiles.

Creo que el tema se presta para otros posts más largos, pero por el momento te digo lo siguiente: tu habitación debe quedarse completamente a obscuras durante la noche.

Para esto, utiliza persianas o cortinas gruesas que no dejen pasar ni siquiera la luz de la calle (o de otras viviendas). Y si no puedes garantizar esto, entonces utiliza una máscara para dormir.

¿Qué cambios has hecho tú en tu casa, tu habitación, o tu lugar de trabajo, para ayudarte con tus objetivos de adelgazamiento?


Una de las cosas que el Chico de la Dieta y yo hemos hecho en casa es asegurarnos de hacer las compras conscientemente y de forma saludable.

Ya hace más de un año que el 80% de nuestras compras de alimentos las hacemos por Internet, de manera de evitar "antojarnos" con cosas que no deberíamos comprar. No sólo compramos las cosas más saludables, sino que ahorramos dinero al no comprar cosas innecesarias.

La otra ventaja de esto es de la que hablaba el CDLD en su comentario de esta mañana al desayuno: en la historia que me estaba contando, la persona que había conseguido adelgazar con éxito explicaba cómo evitaba caer en tentaciones a la hora de un antojo fuerte o de un momento de debilidad. En su casa no había ningún alimento engordoso y pecaminoso. Al haber hecho una limpieza profunda de su cocina, y asegurarse de comprar sólo alimentos saludables, esta persona no tenía opciones engordosas si le entraba un antojo a media tarde o a media noche. Simplemente sólo habían cosas saludables que comer, y eso era lo que terminaba comiendo.

Y este es un tip muy pero muy poderoso (créeme, me ha pasado igual, y o termino aguantándome el antojo o comiendo algo saludable).

Ya sabes que recomiendo darse sus gustos de vez en cuando, ¡pero de vez en cuando no es todos los días! y tener una casa y una cocina que te apoya con tus metas de adelgazamiento es una graaaan ayuda.

¿Tú también has hecho cambios en tu ambiente que te hayan ayudado a mentener tus propósitos de salud y adelgazamiento? O si hasta ahora no los has hecho, ¿Cuáles crees que podrías comenzar a implementar?

¡Hablemos en los comentarios!

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: