ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico:



julio 20, 2012

Desórdenes alimenticios desconocidos pero muy comunes: ¿tienes alguno de ellos?

Ni Ana ni Mía, pero... ¿qué me dices de estos?

Ya de regreso en casa luego de algunos días de playita (¡me la pasé de lo mejor!), hoy te voy a hablar de algunos desórdenes alimenticios muy comunes pero que la mayoría de la gente desconoce (y, por tanto, no se enteran que los tienen).

Estos salen de una recopilación hecha por Jenny Deam, escritora de Women's Health, publicada en Today Health de MSNBC.

Si te interesa comer saludablemente, conoces a alguien que estando embarazada se puso a dieta para evitar ganar los kilos durante el embarazo, o te has dado atracones, puede que padezcas uno de estos desórdenes.

¡Entérate ya!

¿Qué es un desorden alimenticio?


Vamos a definir el término primero para evitar confusiones.

Hace un tiempo, cuando leí el libro "Por qué engordamos - y qué hacer al respecto" de Gary Taubes (maravilloso, lo recomiendo 100% - si lees inglés), entró a mi mente una idea sobre el sobrepeso y la obesidad que no había considerado antes.

Gary Taubes explica el momento de la historia en el que el hecho de tener sobrepeso dejó de ser visto como un problema fisiológico-hormonal (que es lo que es) y pasó a considerarse un problema psicológico y de falta de voluntad.

Se instauró entonces la versión tan comúnmente asumida hoy día de que la gente está gorda porque es glotona y floja.

Y de aquí se desprende aquello de que para adelgazar hay que comer menos y hacer más ejercicio... idea con la que Gary y yo estamos completamente en desacuerdo.

El caso es que, desde ese momento, se comenzó a utilizar el término de "desorden alimenticio".

Ahora, hay algunos comportamientos relacionados con la comida que sí que tienen un origen primordialmente psicológico y que afectan negativamente la salud.

¿O quién no se ha dado en su vida un atracón o ha comido por impulso algo engordoso y malsano (como un delicioso helado gigante o un paquete de donas o una súper pizza súper industrial o...) en un momento en que se sentía mal anímicamente?

El que nunca lo haya hecho que lance la primera rebanada de pizza...

Estas acciones no sólo maltratan nuestro cuerpo, sino nuestra mente: luego de haber cometido el crimen, usualmente nos sentimos bien mal, culpables, faltos de fuerza de voluntad, y más gordos que de costumbre.

Bueno, el caso es que cuando estas conductas (y otras que ya te voy a contar) alcanzan una frecuencia más alta de lo que sería aceptable, hablamos de desorden alimenticio.

Pero darse su atracón en un momento de debilidad no es lo único que puede llegar a clasificarnos dentro de la población "desordenada".

No se trata ni de la anorexia ni de la bulimia, ambos tan conocidos (y tristemente tan comúnes), sino de otros diferentes.

Comer saludable también entra en el paquete...

Así que déjame contarte cuáles son esos desórdenes alimenticios más recientemente identificados y que se hacen cada vez más comúnes y más vistosos.

Ortorexia: Fijación con el alimentarse sanamente o correctamente


Yo debo sufrir un poco de éste.

Los ortoréxicos comen casi siempre sólo comida orgánica o ecológica, al extremo que si no pueden controlar hasta el más mínimo gramo prefieren no comer. Todo debe ser "puro" o "100% natural".

No piensan que estén gordos ni llegan a extremos de delgadez, no es ese su interés, pues lo que los mueve es el hecho de estar saludables (y el temor a enfermarse o de perder el control si no comen lo que ellos creen que deben).

El problema aquí es que usualmente se vuelven asociales y a veces hasta pueden llegar a ser desnutridos si se van a los extremos.

Me parece que quienes llevan dietas veganas (exceptuando quienes lo hacen por razones morales o religiosas), frutívoras o de alimentos crudos entran en esta categoría.

Pregorexia: Hacer dieta y ejercicio en exceso durante el embarazo para evitar ganar los 10 a 15 kilos recomendados


Como podrás imaginarte esto es peligrosísimo, tanto para la mamá como para el bebé.

Porque el punto es que, contrario a lo que puedan creer las mujeres que caen en esta categoría, el cuerpo protegerá primero la salud de la mamá que la del bebé.

Eso quiere decir que si la mamá no consume lo que tiene que consumir y no descansa lo que tiene que descansar, es bebé quien pagará las consecuencias: el cuerpo no dirigirá los nutrientes y la energía necesarios para que bebé se desarrolle adecuadamente durante el embarazo.

Y eso puede producir que el bebé nazca con defectos de nacimiento o, incluso, desencadenar un aborto espontáneo.

Por su parte, la mamá sufrirá casi seguro de depresión, anemia e hipertensión.

Si nos ponemos a ver, es una locura pensar en evitar ganar aunque sea un poco de peso... incluso si de partida el embarazo empieza con kilos de más.

Pero bueno, no juzgo aquí. La verdad es que las mujeres nos ponemos tanta presión con lo del peso y la imagen que no es difícil imaginarse que alguna que otra quiera "aprovechar" para adelgazar durante el embarazo, sobretodo si el sobrepeso supera los 15 kilos al inicio del embarazo.

Para completar nos bombardean con fotos de mujeres embarazadas todas fashion que parecen un palo con una bola pegada en el vientre...

Sorry, pero ¡yo no me veo así en lo absoluto! (prometo fotico la semana que viene).

Atracones: Comer en exceso de forma compulsiva, frecuentemente cuando existen emociones negativas o estrés


Bueno, aquí seguro caemos muchos... ¿no?

No hay mucho que explicar aquí, todo está en el título.

La diferencia con la bulimia es que quienes se dan atracones no vomitan después.

Las consecuencias, pues las sabemos: sentirse culpable, asqueado con uno mismo, y por supuesto con mucho malestar físico debido al exceso abusivo de comida.

Pero ojo, no caes aquí si simplemente no te resististe a aquel muffin o al paquete de oreos el otro día.

En el grupo de "desordenados alimenticios" entran son quienes no pueden parar una vez que han empezado a comer. La urgencia es tal que comen como unos desesperados, como si no fuese a haber más comida en el mundo, como si su vida se acabase en ese instante. Es un acto inhumano y totalmente carente de cualquier tipo de pensamiento racional o de control.

Yo posiblemente he tocado un poco esas sensaciones, pero la verdad es que nunca al extremo (y nunca con frecuencia).

Anorexia Atlética: Adicción al ejercicio


Pero adicción adicción.

Es decir, gente que hace ejercicios durante varias horas todos los días (y no son atletas de alta competencia ni viven de su cuerpo - como los Modelos Fitness o los Fisicoculturistas).

Quienes sufren de Anorexia Atlética entrenan tanto pero tanto, que empiezan a sentir que el trabajo u otras partes de su vida les molestan pues no les dejan hacer todo el ejercicio que ellos creen que deben hacer.

Y si no hacen esa cantidad de ejercicio se sienten fracasados, ansiosos y culpables.

Ya se sabe que un exceso de ejercicio puede ser malísimo para la salud, así que obviamente quienes sufren de este desorden corren riesgo de desarrollar varias enfermedades, especialmente del corazón y el sistema cardiovascular en general.

Drunkorexia: Restringir los alimentos para "ahorrar" las calorías y poder bebérselas luego (en alcohol)


Bueno, suena cómico y loco, pero es en serio.

No lo supe traducir, pero "drunk" significa bebido o tomado. Un borracho pues.

¿El término quizás podría ser "Borrachexia"? (jiji)

Bromas aparte, esto existe y es muy real. Y más de uno ha muerto a cause de este problema.

Usualmente es común entre los adolescentes, que se van de parranda los fines de semana o luego de los exámenes.

Estos chicos y chicas (muy cultos ellos) saben que el alcohol engorda y toman la brillante decisión de dejar de comer por uno o varios días para luego "gastarse" todas sus calorías bebiendo licor.

Lo hacen para evitar engordar o para emborracharse más rápido y gastar menos dinero.

En cualquier caso, es una decisión no sólo tonta sino extremadamente peligrosa.

Te imaginarás que quienes lo hacen se ponen en un riesgo altísimo de morir por intoxicación etílica más rápido que inmediatamente.

O si no, pues las chicas (está bien, los chicos también) se exponen a un riesgo mucho mayor de sufrir de abuso sexual, y de desarrollar enfermedades del hígado (como cirrosis) y del corazón más adelante.

Así que si en tu entorno hay adolescentes, hazles saber sobre esto y diles el riesgo - muy real - que corren.

¿Qué hacer en caso de emergencia?


Romper el vidrio no es una opción.

Si eres tú quien crees que puedes tener alguno de estos problemas - u otros similares, aunque quizás no tan graves - lo mejor es tratar de sincerarse con uno mismo y buscar ayuda.

Mira, los problemas psicológicos (la depresión, la baja autoestima, el estrés fuerte, etc.) son muy pero muy difíciles de eliminar por su cuenta. Se requiere ayuda (y ayuda profesional) para ayudarse a sí mismo a salir de ellos.

Buscar ayuda cuando se necesita no es de débiles, es de gente fuerte e inteligente => Publica esto en Twitter esto haciendo click aquí.

Y si no eres tú quien tiene el problema, pero alguien que conoces muestra síntomas... entonces tu deber es hablar con esa persona.

Recuerda no juzgar, sino actuar como alguien amigo, como alguien que se preocupa por su bienestar. Puedes simplemente preguntar si se encuentra demasiado estresado, y puedes sugerir con mucha delicadeza que consiga ayuda, o simplemente ofrecerte y ayudar a conseguir esa ayuda.

Ya sea con un psicólogo, un psiquiatra, o un terapeuta, la intervención de un profesional es necesaria en estos casos (a veces en conjunto con un médico y/o un nutricionista).

En cualquier caso, espero que te haya gustado este post que escribí motivada por un comentario que me dejaron esta semana en el artículo sobre Qnexa (la pastilla para adelgazar).

La población que sufre de desórdenes alimenticios usualmente es muy silenciosa, pero es muy real y numerosa.

No la ignores. Comparte este post.

ATENCIÓN: Este blog se encuentra cerrado desde abril de 2012, y el contenido está desactualizado. Para recibir los artículos actualizados, visita la nueva dirección en www.minuevadieta.com, o apúntate a continuación para enviártelos directamente a tu correo electrónico: